Asamblea del Vicariato 2019

26 feb. Primer día

El día 26 de Febrero del año 2019. Comenzamos la Asamblea Vicarial del presente año. Con gran alegría, damos gracias a Dios, por el don del encuentro.

Siendo las 8’30 de la mañana, damos comienzo a nuestras reuniones. El Hno. Juan dirige la oración primera, invitando a cantar “En el nombre del Señor, nos hemos reunido” y dando lectura al Evangelio de este día.

Damos gracias a Dios que nos concede la gracia del encuentro de todos los hermanos y hermanas del Vicariato, los que han podido venir y quienes, por el motivo que fuere, han tenido que permanecer en sus casas. Recordamos, especialmente, a las hermanas enfermas.

No estamos todos, pero sí casi todos. En espíritu, todos.

Otras fotos de esta Asamblea

Presentación de la visita del Nuncio

Ayer, día 25 de febrero, llegaron a Requena, a primera hora de la tarde, los que viajaban desde Contamana, Orellana, Juancito, Jenaro Herrera, Flor de Punga e Iquitos. Bienvenidos todos.

El Hno. Juan hace mención de los 50 años de Profesión religiosa que ha celebrado la hermana Pilar Candón, y los 50 años que cumplirá la hermana Victorina Galdeano en la Misión. Manifiesta el agradecimiento a la hermana Inés Veramendi que, después de muchos años, ha regresado a España.

Después de algunas informaciones, cada uno de los presentes va presentándose, diciendo su nombre, su procedencia, el lugar donde vive la Misión.

Estos son los hermanos: Lucely, Yolanda, Liliana, Victorina, Milagros, Celia, Blanca, Antonio José, Florencio, Antonio, José Luis, Luz Edilma, Ricardo, Stella, Pilar, Mirjana, Pablo y Juan. Participaron en varios momentos: Gracia, Elena y Melshia.

Después se acuerda el horario que vamos a seguir estos días:

08-10: Primer encuentro
10: Descanso
10’30-12: Segundo encuentro
12’30: Almuerzo
15-17: Tercer encuentro.

Se acuerda también los hermanos que prepararán las Oraciones de la mañana y la Eucaristía. Quedó así

Martes (Eucaristía): Hermanas Terciarias Capuchinas
Miércoles: Hermanas de Orellana y Contamana
Jueves: Hermanas de Jenaro y de Flor de Punga

El Hno. Juan comentó el cumplimiento de los acuerdos sugerencias de la Asamblea 2018. Todo se va realizando con la atención puesta en la llegada del Nuncio Apostólico en Perú, Mons. Nicola Girasoli. Esperando adaptar el plan de la Asamblea a su participación.

De tal forma van sucediendo las informaciones y comentarios, hasta que nos confirman que está pronta su llegada en un avión del Ejército Peruano, que salió de Iquitos hacia las 9 de la mañana. Estando pronto su llegada, suspendimos la reunión y nos preparamos para salir a recibirlo, en La Pedrera, en el llamado puerto de la Venor. El Hno. Juan se puso en contacto con el Alcalde y, en poco tiempo, una caravana de motocarros, motos lineales y el microbús que CEBE Manos Unidas, nos dirigimos a la orilla del río. Pronto escuchamos los motores de la avioneta que, después de dar unas vueltas para acertar en el punto mejor para acuatizar, se detuvo ante nosotros.

En poco tiempo, se había reunido un grupo grande de personas que esperaban la llegada de nuestro ilustre visitante. Al salir y tocar tierra, entonamos cantos de bienvenida, acercándonos a él para saludarlo. Fue un momento emocionante, donde no faltaron las cámaras de televisión y tantas cámaras fotográficas. Saludos a todos, muy especialmente a los religiosos y a las religiosas, y al señor Alcalde provincial, el señor Orlando Jacker Huaymacari. Fue un momento muy alegre. Allí mismo conversamos sobra la propuesta del Alcalde: tener una sesión solemne.

Desde el puerto nos dirigimos a la Iglesia Catedral. No sólo los religiosos, también mucha gente se fue congregando. Hubo palabras por parte del Hno. Juan y del Nuncio. Al terminar, un poco de descanso y dirigirse al Restaurante para el almuerzo. Acompañamos al Nuncio Apostólico a su habitación y esperamos la comida que nos prepararon (todos estos días) Mirta, Quelita y Jarith (gracias, hermanas, por vuestro servicio fiel y callado).

Por la tarde, iniciamos la sesión informativa de parte de todas las Misiones. El señor Nuncio seguía con mucha atención todo lo que se decía. Parecía muy impresionado por los testimonios que iban saliendo; tal vez no esperaba la información de tantas actividades y formas de presencias.

Al terminar la sesión de la tarde, descansamos un poco y nos preparamos para la Eucaristía, que fue presidida por el Nuncio y concelebrada por todos los sacerdotes del Vicariato. Y, a descansar, después de cenar un poco.

27 feb. Segundo día

El segundo día de la Asamblea comenzó con una bonita oración preparada por las hermanas encargadas. Y seguimos con la información de las misiones. Hasta donde pudimos, pues a las 11 teníamos que estar en la Municipalidad para la Sesión solemne. Muy bien preparada por los miembros de la entidad, unas autoridades felices de tener allí al mismo representante del Papa en Perú… El acto fue muy emotivo; el salón, prácticamente lleno; el alcalde, muy gozoso. Al Nuncio se le entregó un documento declarándolo Visitante Ilustre de Requena, también unos recuerdos de la ciudad (como una bella maqueta, de madera de palisangre, de la Cruz del Peladillo). También las palabras del Nuncio fueron muy emotivas (declarándose requenino) y agradeciendo el bello gesto del pueblo de Requena. El Hno. Juan fue invitado a dirigir unas palabras. Poco después terminó el acto, con un brindis y abundante sesión fotográfica.

Por la tarde, nos reunimos con todos los trabajadores de Pastoral Social Cáritas Requena y con los directivos de los Centros de Convenio. El objetivo: que todos escuchemos sus planteamientos, la historia y las dificultades, el estado actual de estas instituciones. Todos ellos son miembros de nuestra Iglesia y quienes desempeñan una gran labor caritativa y educativa, no solo en nuestro medio, sino en toda la Provincia. Aunque el planteamiento era ir más allá, a todo el Vicariato, recordando la información que los religiosos y las religiosas habían manifestado ya.

El salón de Emaús estaba casi lleno y todos seguían con atención las exposiciones de la Señorita Enith María López, como Secretaria general de Pastoral Social Cáritas Requena, y del Ingeniero Robinson Tang, encargado de la parte administrativa; y a continuación de los Directores y Subdirectores de los Centros de Convenio. Resultó una información muy valiosa para todos los asistentes, también para el Nuncio Apostólico, quien al finalizar tuvo palabras de agradecimiento y estímulo a todos. Entregó también unos recuerdos a los directivos de las entidades.

Concluimos la sesión y nos preparamos para la Eucaristía. Habíamos invitado a todos los fieles de la Parroquia. Y, de verdad, el recinto del templo se llenó para seguir la Eucaristía, presidida por el Nuncio. Su homilía, viva, profunda y atrayente, llegó al corazón de los participantes. Al terminar la celebración, y antes de las fotografías, el Nuncio entregó al Hno. Juan un documento agradeciendo la labor del Vicariato y como recuerdo de esta visita. Gracias.

28 feb. Tercer día

Llegamos al último día. Estuvimos atentos a la llamada avisando de la llegada de la avioneta que llevaría al Nuncio a Iquitos. Comenzamos la sesión con una oración, pidiendo al Señor tener siempre nuestros ojos abiertos y aprender de su mirada. Terminamos, para no hacer retrasar el viaje de retorno a Iquitos. Tomamos el microbús y motocarros y nos dirigimos a la orilla del río Tapiche, en La Pedrera. No tardó en llegar. Despedidas a todos y… ¡feliz retorno a Lima! ¡Que el Señor le acompañe y guíe en su misión! ¡Gracias por todo!

Regresamos a Requena y pronto seguimos la sesión de trabajo. La sensación era que la Asamblea ya había cumplido su objetivo. Pero nos quedaba, al menos, presentar algunos documentos que habíamos preparado.

Primero entregamos un ejemplar del Proyecto Pastoral del Vicariato Apostólico de Requena. El Hno. Juan hizo una breve historia del recorrido y animó a todos a seguir las propuestas que son fruto de la reflexión de todos. Después presentó el documento que se ha enviado a la comisión encargada de resumir todas las aportaciones para el Sínodo de la Amazonía. Y un proyecto para trabajar el ideario de los Centros de Convenio.

El tiempo que nos quedó, tanto de la mañana como de la tarde, lo dedicamos a la evaluación y a definir los acuerdos y sugerencias para el año.

En la evaluación intervinieron todos y destacaron la presencia del Nuncio Apostólico, sus palabras, intervenciones, su persona, sus gestos. Todo ello nos ha enriquecido y fortalecido a seguir en la Misión, a renovar el compromiso en la vida religiosa y misionera; sentirnos más presentes en la Iglesia universal. Gracias.

Acuerdos

Y entre los acuerdos y propósitos del año:

  • La próxima Asamblea la celebraremos los días 25, 26 y 27 de febrero de 2020.
  • Indicamos como objetivo del año: dar a conocer el proyecto, tenerlo en cuenta en nuestras programaciones, explicarlo a la gente.
  • Participar como Vicariato en más encuentros anuales, especialmente los que organiza la OMP
  • El Hno. Pablo hará un documento con las aportaciones que hemos enviado para el Sínodo de la Amazonía.
  • La conveniencia de la participación de los laicos. No se concretó cómo hacerlo, pero sí se considera positivo.

El Hno. Juan toma la palabra para agradecer la presencia de todos, sabiendo el gran esfuerzo que supone para todos estar aquí, el sacrificio del viaje. Pero vale la pena encontrarse, sentirse hermanos.

Recuerda las celebraciones de las hermanas Pilar Candón (50 años de vida religiosa) y Victorina Galdeano (50 años de presencia en la misión, casi siempre en el Vicariato). Y agradece la labor de las hermanas Inés Veramendi, que ha regresado a España, y a Elena Castro que ha sido destinada a la casa de Roma.

Finalizamos este encuentro con la celebración de la Eucaristía. Dando gracias al Señor por todo lo vivido, por el don de los hermanos.

1 mar. Regreso a las misiones

El viernes, día 1 de marzo, desde las primeras horas, los hermanos comenzaron el viaje de regreso a las Misiones. Gracias a todos, hermanos y hermanas. Que el Señor os conduzca por el buen camina hacia la misión. Que vuestra entrega generosa sea siempre esperanza, luz, consuelo, vida… para todos nuestros hermanos.