Octubre en Juancito. Epidemia

Estimados hermanos y hermanas, una vez más reciban un saludo afectuoso desde la comunidad de Juancito, aquí en el Vicariato Apostólico de Requena.

Les escribo un poco para compartirles algunas vivencias que hemos tenido en el mes de octubre, aquí en la comunidad. Hemos celebrado a inicio de mes la fiesta de San Francisco de Asís, y también la visita de la imagen del Señor de los Milagros a las casas y el rezo del Santo Rosario a lo largo de todo el mes de octubre. Han sido momentos de mucha alegría y sobre todo de compartir la fe; hubo mucha participación activa de niños en el rezo del Rosario por las noches cada vez que la imagen del Señor de los Milagros visitaba un hogar.

Dios sabrá cómo sacar frutos de estas experiencias.

También hay otras fotos aquí

En Juancito estamos viviendo una epidemia de Leptospirosis, que es una bacteria producida por la orina de la rata y de los perros, cosas que abundan en esta comunidad, ya que no hay un plan de salubridad y cada quien bota la basura sin control, lo que hace que las ratas y perros abunden y merodeen cerca de la población, también el contagio a los humanos se da por consumir agua contaminada por la orina del animal. La infección puede ser más o menos aguda y en general algunos de los síntomas que pueden aparecer son falta de apetito (no comen ni beben), depresión, fiebre, vómitos y hemorragias, lo que puede conducir a la muerte. En casos menos agudos, puede llegar a producir alteración hepática y renal, junto con conjuntivitis y problemas respiratorios (tos, dificultad respiratoria, etc.). Si superan esta infección, pueden desarrollar alteraciones hepática y renal crónicas.

Puede tornarse la tez de color amarillo, esta enfermedad causa una fuerte ictericia, dolor de cabeza, escalofríos, anemia y a veces erupción; el periodo de incubación de la enfermedad es de 15 días, pudiendo ser de 8 a 32 días.

Como en casi todas las comunidades de nuestro vicariato, la gente consume agua del río sin purificarla, lo que hace que haya un número considerable de personas de todas las edades afectadas por este mal. Ya está declarada la alerta roja, por las autoridades de salud a nivel regional, lo que apena y en lo particular me llena de impotencia es ver que cada caso es más triste que el otro: ver cantidad de gente que literalmente es atendida en el suelo, pues la posta médica no es capaz para atender tantos casos y cuando la enfermedad no ha sido controlada a tiempo tienen que ser evacuados vía aérea a la ciudad de Iquitos (trasladados por el hidroavión, ya que no hay pista de aterrizaje) y desgraciadamente es la gente con menos recursos económicos los que son más afectados, el viajar a Iquitos les demanda gastos, porque si bien es cierto que el SIS (Sistema Integral de Salud) cubre la medicina y el traslado, pero no cubre otras necesidades que el paciente requiere y además el gasto que implica también que un familiar se traslade con ellos.

Han llegado a Juancito, desde Iquitos y Contamana, médicos y biólogos, incluso un representante de la Organización Mundial de la Salud, quienes visitan casa por casa y establecimientos educativos para informar a la población del mal y orientar al tratamiento del agua y tener mayor cuidado en la manipulación de los alimentos. Por desgracia nos enteramos que ya hubo una víctima mortal de esta enfermedad, se trata de una niña de 8 años de edad, de una comunidad cercana a Juancito.

Esperemos que las autoridades de aquí en adelante tomen en serio el ver un sistema de recogida de inservibles y gestionar el proyecto del agua potable que tanta falta hace. Es en estos casos donde se observa la gran brecha social que existe.

Ayúdenos con sus oraciones, para que Dios anime y fortalezca a estos hermanos de “éstas periferias” en estos momentos de tribulación.

De mi parte muchas gracias por leer estas líneas y que Dios los bendiga.

Con afecto su hermano

Ricardo Antonio
Misionero en Juancito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *