Taller formativo en el asentamiento Zapico Ramos

El domingo, día cinco de agosto, de 9,30 a 11,30, hemos tenido el taller formativo en el asentamiento Zapico Ramos. El taller se ha realizado en una de las aulas del colegio de primaria que se está construyendo. Han participado la mayoría de beneficiarios, podemos estar satisfechos de la participación y colaboración en el taller.

El presidente dio la bienvenida y agradeció la asistencia de los beneficiarios. El hermano José Luis recordó que uno de los objetivos del proyecto “pinto mi casa, pinto mi barrio” ha sido reavivar el espíritu en que se construyó este asentamiento, es decir, con la colaboración de entidades y el esfuerzo de los beneficiarios, “recordemos que una de la calles de este asentamiento se llama “todos unidos”. También felicitó por la buena organización y coordinación de equipos de trabajo para la limpieza y lijado de las casas.

Luego, se dio paso al maestro pintor, el Sr. Román, quien dijo que en un tiempo record se han pintado las casas, gracias al buen trabajo de los beneficiarios, señaló la calidad de los productos utilizados y también señalo un trabajo a realizar, cada seis meses, para la el mantenimiento y conservación de la madera y pintado, que consiste en limpiar con un trapo húmedo la madera pintada para eliminar los hongos que se puedan hacer por la tierra incrustada en la madera, todos agradecieron el buen trabajo del Sr. Román y sus excelentes consejos para el mantenimiento de las paredes de las casas.

Mas fotos

A continuación, el hermano José Luis, expuso el tema de la familia de forma plástica y activa. Se repartieron unas hojas con el canto de la familia, canción conocida por otros talleres realizados, después de cantarla, construimos de forma simbólica una casa, como base el amor; como pilares, el respeto, la verdad, la justicia la colaboración y la paz; y, como techo, Dios. Los beneficiaros participaron indicando el significado concreto de cada uno de estos valores.

La segunda parte del taller, la desarrolló Darwin, coordinador del grupo de voluntarios samaritanos, con el tema de la buena vecindad, no vivimos solos y aislados, sino juntos construimos nuestro asentamiento. Realizó la dinámica del gusanito, de forma plástica se dieron cuenta que la clave para llegar a la meta, está en caminar juntos, no separarse del compañero o del vecino. Luego, dividió a los participantes en grupos, se repartieron papelotes y plumones, para escribir debilidades y fortalezas que ven en el asentamiento. En la puesta en común esto fue lo que expusieron:

Debilidades:

Chismes
Llevarse mal con el vecino
Botar basura en las calles
Falta de agua limpia
Falta de colaboración en las obras comunales
Falta de participación en las asambleas

 Fortalezas:

 El enclave natural en el que está construido el barrio
Ordenado el asentamiento
Viviendas seguras y dignas
Pintado de las casas embellece el barrioo
Capilla
Pronto gozaremos de una escuela y jardín nuevos
Autoridades responsables
Buenos vecinos que buscan la armonía
Comedor popular (infraestructura)

Darwin hizo algunas precisiones sobre lo expuesto, indicando que tanto las debilidades como las fortalezas son un buen material para ser tenidos en cuenta en sus asambleas para hacer del asentamiento un referente para los demás, tanto su enclave natural y respeto al medio ambiente, orden en las casas, limpieza y armonía ciudadana.

Finalmente el presidente del asentamiento, el Sr. Axel, agradeció en nombre de todos el taller realizado, alentando a poner en práctica todo lo que se había propuesto para mejorar el asentamiento a partir de familias educando en valores como los que se habían expuesto. Terminamos el taller cantando la canción de la familia.

Hno José Luis Coll, ofm
Misionero en Contamana