Semana santa en Contamana III

Sábado santo: Esperemos en él 

El sentido de este sábado estuvo a cargo de la hermana Ana María quien nos invitó a meditar en la ausencia de Jesús y en la soledad de María, una soledad esperanzada y llena de confianza en Dios. Ofreció muchas pistas para preparar el corazón y recibir al resucitado.

La Vigila pascual ha estado muy bien preparada. La Iglesia estaba hermosa para celebrar la noche más grande e importante en la vida cristiano. Este año hemos gozado con el canto del pregón pascual cantado por Fabiola y acompañado por Gamalier en la guitarra. Después de la vigilia pasamos al auditorio del Cebe para compartir un rico chocolate y bizcocho, la alegría y el gozo de Jesús resucitado se percibía en el ambiente. El coro y otros miembros de la comunidad nos animaron a pasar unos momentos muy felices. No hubo mucha asistencia, aún en el pueblo fiel no ha entrado la importancia de la Vigilia Pascual.

Puede ver más fotos

Domingo de Pascua: resucitemos con él

Las tres eucaristías han tenido un tono festivo, no es para menos, pues Jesús ha resucitado y nuestra fe cobra pleno sentido. El Padre del cielo ha respondido a la entrega de su Hijo, resucitándolo y todos con Él para andar una vida nueva.

Después de la Eucaristía con niños, hemos tenido una fiesta con todos los niños y catequistas.

También hemos tenido bautismos en este día solemne de Pascua de Resurrección.

La impresión general de estos días es la siguiente, el viernes santo para la procesión acude mucha gente, pero el resto de los días y especialmente la vigilia y el domingo de pascua, la asistencia es muy poca, comparando con un domingo del año. Cuando más fiesta litúrgica, menos participación de fieles, no sabemos por qué razón, pero es así, a pesar de los esfuerzo que hacemos por invitar, repartir programaciones, explicar el sentido de las fiestas litúrgicas, incluso eso también ocurre con las personas más apegadas a la Iglesia (catequistas, personas de grupos parroquiales…). Algo que tendremos que analizar y buscar cauces para una mayor evangelización en nuestro pueblo e identificación con la Iglesia.

Fr. Jóse Luis Coll, ofm
Párroco en Contamana (Perú)