Fiesta de Santa Rosa de Lima en Requena

El día 30 de agosto se celebra en Perú y en todos los países latinoamericanos la fiesta de Santa Rosa de Lima. Ella es patrona de todo estos Países y también de Filipinas.

Nació en Lima, hija de Don Gaspar Flores y doña María de Oliva, el 30 de abril de 1586 en la calle limeña de Santo Domingo. En el bautismo recibió el nombre de Isabel. Toda su vida, su corta vida, fue una búsqueda incansable de Dios y un servicio fiel a los necesitados. Se consagró al Señor como Terciaria dominica; su casa era su claustro, para la oración y el servicio a los que acudían a ella en búsqueda de consuelo, de salud o de alimentos. Falleció en Lima un 24 de agosto de 1617. Celebramos, pues, el IV Centenario de su paso a la Casa del Padre.

Desde el 11 de agosto de 1670 es Patrona de América, Filipinas y las indias Orientales. Al año siguiente, el Papa la canonizó y proclamó Santa. Ella es “el Ángel Guardián de muchas almas, símbolo permanente de amor al prójimo, fiel defensora de los necesitados”.

Puede ver mas imágenes en el apartado FOTOS

En nuestro pueblo, hemos celebrado esta fiesta desde el comienzo del día.

La Santa es Patrona de la Policía Nacional de Perú. Este cuerpo de seguridad celebra la fiesta con la Eucaristía, en la Catedral. Participaron todos los miembros de la Policía, además de muchos fieles e invitados de la Policía. Ellos prepararon las lecturas, los adornos y ofrendas. La participación fue numerosa y activa. Especialmente por parte de los oficiales y miembros de la Policía. Después de la Eucaristía realizamos una corta (pero mucho más que otros años) procesión, por los alrededores de la Plaza, y terminando en el patio, donde nos sirvieron unas bebidas y alimentos sabrosos. Gracias. Que esta Santa les oriente siempre en la camino de la defensa de los necesitados, muchos, de nuestro pueblo, para que podamos vivir cada día en paz y confianza.

Las celebraciones fueron también muchas más. Familiares y de amigos. A pesar de la huelga, nada fue obstáculo para expandir la alegría.

Por la noche, después de la Eucaristía en Tarapacá, me dirigí al barrio de Jerusalén. Allí había estado antes, cuando comenzaba la procesión con la imagen de la santa, para ir recorriendo las calles de este barrio que recibió a santa Rosa como patrona de la Capilla, a iniciativas de Fr. Diego Feliz, como después fue recordado.

Al llegar, la Capilla se encontraba ya llena de gente, sobre todo niños. Ellos habían seguido la procesión y estaban preparando los cantos para la celebración. También aquí gozamos de una buena participación, en los cantos, ofrendas, lecturas…

Y, después, lo que es tan popular en nuestro medio: la velada, con las danzas, la música y los alimentos. Al fondo del salón, en el centro, la imagen de santa Rosa; alrededor del mismo salón, mujeres y niños, especialmente, sentados y esperando, después de las palabras de bienvenida, poder gozar de la música popular, de los dulces, del masato y, más tarde, del aguadito de arroz con pollo. Todo muy sabroso.

En grupo de mujeres jóvenes se encargaron de la preparación de todo esto. Trabajo hecho con mucha alegría y amor a la santa, y a las personas de este barrio que acudieron muy numerosos. Gracias a todos. Que Santa Rosa de Lima, símbolo permanente de amor al prójimo y fiel defensora de los necesitados, les bendiga. Y que todos imitemos su camino de Evangelio en nuestra realidad y en nuestro tiempo.

Fr. Juan Oliver, ofm
Obispo del Vicariato de Requena