Fiestas de aniversario de Requena

Mientras sigue la huelga de profesores en casi todo el Perú y los profesionales de educación siguen celebrando reuniones, vigilias, marchas…, desde hace semanas se preparan las fiestas anuales del aniversario de este pueblo. Danzas, competiciones culturales, arreglos de calles elecciones de Miss Requena y Miss Turismo.

Hay personas que vienen desde otros lugares para instalar sus carpas de juegos, para atraer y hacer disfrutar con los juegos a los niños; muchos plantan sus puestos de venta en calles y plazas, sobre todo de comidas.

Tal vez el ambiente de la huelga, la paralización de todos los centros escolares, haya restado vistosidad a esta fiesta importante para este pueblo.

Hagamos un poco de historia

Según los estudios y, sobre todo, el DIARIO del P. Agustín López Pardo: “El 6 de septiembre de 1904 salieron de Contamana el P. Agustín López y el Hermano Juan Cherín (de Trieste; entonces, Austria. Contaba 55 años y había sido marino, quien, después de haber navegado por todo el mundo, llegó al Callao en un buque de vela, ingresó en los Franciscanos Descalzos de Lima, y después de edificar a todos con el ejemplo de todas las virtudes, pidió y obtuvo de los Superiores ir a las Misiones. Falleció el 1 de abril de 1908, en Requena), llevando una orden del R. P. Agustín Alemany que decía: Así mismo, autorizamos a dicho P. Agustín López, para fundar una misión en el lugar que crea más conveniente”. Y este fue el impulso, que hiciera posible la fundación de Requena. A principios del mes de diciembre del mismo año, llegaron a los fundos Codicia donde, posteriormente, se establecieron el pueblo y la misión.

Puede ver más fotos de ese día

El P. Agustín dice de sí mismo que tenía unos treinta años, pequeñito, lleno de vida y entusiasmo, ordenado cuatro años antes en Arequipa. “Pequeñito, lleno de vida y entusiasmo”. Feliz estado de ánimo antes de emprender una empresa como la de fundar un nuevo pueblo, en medio de la Selva.

Pero antes (al menos un año) de llegar a lo que sería Requena, el P. Agustín había surcado por los ríos Tapiche y Blanco, llegando a establecer la misión de Santa María de los Remos (1911), que fue destruida en 1913.

El P. Gridilla recuerda que en el período de la Prefectura del P. Agustín Alemany, se restauraron las Misiones del Apurimac por su antecesor el P. Batlle y “se fundaron las Misiones de Santa María de los Remos en el río Blanco, gracias a los esfuerzos del P. Agustín López que había explorado las fuentes del Tapiche, Blanco y Gálvez”.

Nota: En el 1911 el P. Agustín Alemany renunciaba a su cargo de responsable de las misiones. Y, ante el auge y expansión que tomaba el recién fundado pueblo de Requena, fue destinado a esta misión, donde falleció el 23 de diciembre de 1929. Sus restos descansan con los del P. Agustín López, a sendos lados del Altar Mayor de la actual Iglesia-Catedral. El P. López, recogió en su Diario, con ocasión de su fallecimiento, un apunte lacónico, pero expresivo: “Fue el Superior que autorizó la Fundación Franciscana de Requena. Recibió el Viático el día 23 de diciembre de 1929. Desempeñó el cargo de Maestro, Guardián y Prefecto de Misiones. Religioso ejemplar, Superior celoso y Misionero apostólico”. Descanse en paz.

Volvemos un poco atrás. Los inicios de Requena no fueron fáciles. Las adversidades, muchas. Sería largo relatarlo. En el Año de 1906, el nuevo Prefecto dio un espaldarazo decisivo a la Fundación de Requena, haciendo saltar las dificultades que los enemigos del P. Agustín López oponían a su tenacidad: “Ud. o yo vamos a Lima, o yo abandono la Misión”, había sido como un ultimatum del P. López. Y el 9 de junio del mismo año escribía desde Lima al fundador de Requena: “…he conseguido del Supremo Gobierno el Decreto de Restauración del pueblo de Requena del Tapiche”.

“La importancia de dicho pueblo, se comprende con sólo decir que el lugar que ocupa es el único en todo el Bajo Ucayali en que pudiera formarse, tanto por ser la única tierra alta que existe a cubierto de las inundaciones, como por ser un centro, al que por fuerza, tienen que tocar todos los que bajan o surcan dicho río, los que bajan del Puinahua, del Palcazu, del Tapiche y del río Blanco y hasta del Yaquerana, por los varaderos de aquel. Débese agregar la poca distancia que le separa de Iquitos y de Nauta, pues a aquella se llega en un día de navegación a vapor, y en medio, a ésta; y la fácil comunicación con dichas poblaciones, así por lanchas, como por la telegrafía inalámbrica. No le dan pequeña importancia el ser residencia de los misioneros, como también la iglesia, una vez que se halle terminada”.

Acta fundacional de Requena del Tapiche

El Gobernador del Distrito, con residencia oficial en Nauta, había llegado con sus acompañantes y con el Perito Oficial Sr. Espinar, el día 21 de agosto (1907), a fin de preparar el Acta de Límites; el 22, hacían acto de presencia en Requena, el Prefecto Departamental y las principales Autoridades de Iquitos, pernoctando las más importantes, en la Casa-Misión Franciscana, haciendo con ello, el máximo honor al P. López.

La lectura del Acta fundacional

El día 22, la fijación de planos resultó compleja y las soluciones arbitradas, podrían terminar siendo complicadas. El P. Agustín López, una vez más, renunció a ser protagonista de algo que ya era irreversible y sólo quiso ser testigo, mientras le era imposible disimular su satisfacción, viendo el final de una etapa de afanes y desvelos, por una causa que al cabo de dos años, iba a ser coronada por el éxito.

El Acta Oficial de la Fundación de Requena se firmaría finalmente, el día 23 de agosto de 1907.  La fecha iba a constituir todo un acontecimiento histórico, por su trascendencia a nivel nacional, departamental y provincial y por las decisivas consecuencias que iba a tener para el desarrollo y civilización de todo el Bajo Ucayali, para el movimiento demográfico de la zona, para la explotación de las riquezas de la selva y para el desarrollo cultural de esa región de la Amazonia.

En acto solemne, “a las 9 de la mañana”, así lo recordaba 52 años después “El Comercio” de Lima, y desde un sencillo templete improvisado delante de la iglesia, “reunidos los vecinos bajo la Presidencia del Sr. Prefecto del Departamento, Don Carlos Zapata, con el objeto de proceder a la fundación oficial de este pueblo”, se comenzó dando lectura del Acta de Delimitación, rubricada dos fechas antes.

En el Acta, se ponía en conocimiento de los vecinos congregados, el acuerdo alcanzado por la Administración del Estado y los propietarios de los fundos colindantes, de Codicia y California, hasta entonces en litigio.

“Que el pueblo de Requena tiene por límites, al N. la hacienda Codicia con rumbo N. 104°, de propiedad del Sr. Manuel Mafaldo; por el S. la hacienda California con rumbo N. 104º, de propiedad de los Srs. Rocha Hnos.; por el E. terrenos de la Estación Radiotelegráfica, y baldíos disponibles, según la Ley; y por el O. el río Bajo Ucayali. La superficie del pueblo tiene de frente 832 metros, con rumbo N. 14º, y de fondo 560 metros, en todo un área de 46 hectáreas 5.920 metros cuadrados, dividida en manzanas, quedando 20 metros para la zona marítima que determina la Ley”.

El Plano quedó aprobado, por lo que se procedió a ratificar el Catastro, formado por la convalidación y expedición de nuevos títulos de propiedad a los peticionarios de los lotes, hasta entonces concedidos. A continuación, se acuerda y recuerda que los concesionarios contraen la obligación de cercar sus lotes en el término de un año, exponiéndose a la pérdida de los derechos sobre el terreno, por la prescripción de dicho derecho, pudiendo llegar a dejarlo en situación de denunciable y de libre disposición para nuevos peticionario

En la misma Acta, quedaba también establecida y aprobada una “Comisión de vigilancia” del Catastro, que quedaba abierto oficialmente. Dicha Comisión sería la registradora de todos los Títulos que se le remitieran de la Prefectura. También vigilaría el cumplimiento de las delineaciones y construcciones señaladas en el Plano.

El propio Sr. Prefecto asume en el Acta, el compromiso de iniciar, una vez que haya regresado a Iquitos, las gestiones conducentes al nombramiento de un Agente Municipal, o Alcalde y del Juez de Paz que corresponden al pueblo.

Y “con el Plano a la vista, se dio cuenta de haberse amojonado el perímetro de manzanas con estacas y los arrumbamientos respectivos, y que quedaban lotes destinados a la Autoridad Política, Municipalidad, Escuelas de ambos sexos, Juzgado y Oficina para el Servicio Fluvial”.

Finalmente, el Prefecto pasaba a precisar el procedimiento por el que iba a ser la propia Prefectura la que expidiese los Títulos de propiedad, que remitiría posteriormente a la Comisión de Vigilancia del Catastro, para darlos el curso oficial, con el respectivo asentamiento, para terminar “declarando verificada la Fundación del pueblo de Requena, levantó la Sesión, invitando previamente a firmar con él esta acta, a todos los presentes”.

Firmantes del Acta fundacional

Fueron firmantes del Acta el Prefecto Don Carlos Zapata, el Perito y Capitán de Navío, Don F. Enrique Espinar, y el Capitán de Fragata, Don Carlos Barandiarán, por el Departamento y como representantes del Estado Peruano. Por la Misión y el pueblo firmaron Fr. Agustín López y Fr. Leonardo Díaz. Y como vecinos, lo hicieron: Juan Hidalgo Mafaldo, Carlos Lima, Darío López, Pedro C. Tuesta, Domingo Gordón, Antonio Reátegui, Celso Reátegui, Efraín Ramírez, Juan Rosellón, Eduardo Brunnet, (español), Antonio F. Martínez, Lizardo Reyes, Miguel R. Arévalo Ernesto Freire, Napoleón Logomarsino, Ramón Pacaya, Pedro Julio Revilla, José Aspajo, Bibiano Chatre (francés), Fabio Casado, Augusto Bardiales, Teodoro del Aguila, Emiliano Burga, Rosalio Rivera, Don Gastón (francés), Gaspar Reátegui, Nicanor Cossío, Eulogio Pérez, Juan Angula, José Marí, etc., y así, hasta cuarenta y cuatro en total. Según la crónica que reproduce “El Comercio” de Lima, la ceremonia duró unas dos horas. Y “Desde entonces, este pueblo viril, pionero y visionario, ha luchado contra las condiciones adversas de la Selva, del medio inhóspito y sembrado de peligros. En esta lucha sin cuartel, tomaron parte el pueblo completo y sus Misioneros, unidos en un afán de progreso, vinculados por un solo ideal; lograr el desarrollo de aquella naciente ciudad, darle prosperidad y conducirla por las sendas del progreso”.

Anualmente, en cada Aniversario de la fecha fundacional del 23 de agosto de 1907, reunido al pie de la Cruz, que en el Alto del Peladillo había hincado el P. Agustín López, el Viernes Santo, 29 de abril del mismo año, el pueblo entero, con sus Autoridades Provinciales y Locales, Civiles y Militares, Académicas y Religiosas, a la cabeza, celebra esta histórica fecha, con la lectura del Acta Fundacional, salvas de cohetes, música y alegría, después de haber depositado una corona de flores al pie del monumento del P. Agustín López, levantado en el mismo centro de la Plaza de Armas.

Así cuentan los testimonios más antiguos y los pocos escritos que tratan este acontecimiento.

Celebración 2017

El día 23 de agosto, aniversario de la fundación de Requena. Celebración de los 110 años.

A las 7 de la mañana iniciamos la celebración de la Eucaristía. Algunas autoridades de Requena participaron en ella. También se hizo presente un grupo de la promoción de 1967 del Colegio Padre Agustín López Pardo.

La celebración fue preparada por el grupo de catequistas, que cuidaron los detalles, los signos, las moniciones y lecturas. Destacando que es un motivo de dar gracias a Dios por la historia de este pueblo, por aquellos que hicieron posible su creación, especialmente el P. Agustín y los numerosos religiosos franciscanos que siempre han permanecido en este pueblo, trabajando por la evangelización, la educación, la prosperidad y el desarrollo.

Hoy nos encontramos con una situación diferente. Como habían manifestado los exalumnos de la promoción 1967, hemos pasado de 1.500 habitantes, hace 50 años, a unos 30.000; de conocerse todos, a cruzarnos por las calles sin saludarnos; de vivir confiados, a desconfiar… Pero pensamos que siguen en pie los ideales de convivencia fraterna, justicia, trabajo por el desarrollo y el bienestar-bienser de todos. Seguimos pensando y trabajando por un pueblo unido, abierto, tolerante… Pero se exige, más que nunca, la unidad, que las autoridades se comprendan como servidores, que se busque y trabaje por el bien común.

Después de la celebración, inició en la Plaza San Francisco de Asís la ceremonia de izamiento de las banderas y del desfile de las instituciones. Las banderas no pudieron izarse hasta lo más alto del mástil, por problemas que no pudieron ser solucionados a última hora. Y el desfile no contó con la participación de las Instituciones educativas de primaria y secundaria, aunque sí alguna institución se hizo presente y muchos profesores desfilaron juntos, apoyando al Sutep, lanzando fuertes proclamas. Otros organismos también desfilaron ante la tribuna de autoridades: Municipalidad, Ugel, Gobierno Regional (en sus varios sectores), Salud, el Ejército, la Policía… Al final, como felicitación, (¿quién sabe si para contar los apoyos) desfilaron algunos partidos políticos que el próximo año tratarán de alcanzar los gobiernos municipal y regional.

Todos estos actos culminaron con la sesión solemne. El salón del Municipio, casi lleno. Además de las palabras de bienvenida, los cantos, la lectura del acta fundacional, el discurso del Alcalde, informando de las obras que se realizan y las que están para llegar; según manifestó, se han ido superando dificultades partidistas y se va logrando la unidad con vistas al bien común.

Desde primera hora se informó de la llegada del Gobernador regional (D. Fernando Meléndez Celis). Muchos fueron a reservarse lugar para verlo y encontrarse con él, apenas aterrizara (pues llegaba en una avioneta); algunos lo lograron. El objetivo de su venida a Requena, probablemente, era revisar algunas obras, anunciar otras e ir abriendo la campaña política

Kermes de los grupos de catequesis

Un año más, los diez grupos de Catequesis de nuestra Parroquia San Antonio de Padua organizaron una kermes de comidas regionales. Buenos y sabrosos platos, cocinados por los mismos catequistas o por personas cercanas a las capillas. En las semanas anteriores se comunicaron los platos que cocinaría cada grupo, los lugares donde se instalarían… Cada uno organizaba su horario.

El antiguo salón parroquial, sito en la Calle Padre Nicolás Giner, fue adecentado y adornado con fotografía antiguas de Requena y con objetos arqueológicos (muestras no originales), para que fueran admirados por los visitantes. No sé si se consiguió mucho, pero el salón estaba muy bien dispuesto para acoger a cuantos quisieran contemplar las obras.

Las mesas de comidas de los grupos se distribuyeron por la vereda frente al salón y, también, en Majadahonda. Algunos grupos cocinaban al instante; otros comenzaron muy de madrugada a hacerlo. Podemos asegurar que todos consiguieron sus objetivos: preparar buenos platos, venderlos todos, además de conseguir unas pocas ganancias, pues los fondos son para financiar actividades de los grupos de catequesis (convivencias, retiros, materiales) de nuestra Parroquia; pero uno de los objetivos más importantes era reunirse y celebrar juntos la fiesta del aniversario de Requena.

Felicidades a todos los que habéis trabajado duro y puesto alegría en esta fiesta.

Nota final

No sé si por el plato que algunos preparamos (que, dicho sea de paso, tuvo poco éxito) o por alguna otra circunstancia, termino con este pequeño cuento de Anthony de Mello, titulado: DIÓGENES.

Estaba el filósofo Diógenes cenando lentejas cuando le vio el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey.

Y le dijo Aristipo: “Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas”.

A lo que replicó Diógenes: “Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey”.

Fr. Juan Oliver, ofm
Obispo del Vicariato de Requena

Un pensamiento en “Fiestas de aniversario de Requena

  1. Como siempre que leo las últimas noticias hay algo que decir, ahí va. Bien por el resumen de la fundación de Requena y por las celebraciones de su aniversario. Los de la promoción de 1967 podrán ver la diferencia de lo que fue y de lo que es. desde estas tierras de Cehegin, Murcia, siempre un saludo cordial para todos. Lorenzo

Los comentarios están cerrados.