Cena solidaria en Contamana

Un año más el grupo de voluntarios samaritanos ha organizado la “cena solidaria” con la finalidad de fomentar la solidaridad en nuestra comunidad contamanina, de tal manera que se ha convertido en un evento más de la vida de nuestro pueblo.

Esta “cena solidaria” lleva bastante trabajo. Los samaritanos nos organizamos en comisiones de preparación para que todo esté al detalle: difusión, cocina, recepción, decoración, arreglo de mesas y sillas, velada artístico-musical… todo un despliegue de personas para que sea una noche con sabor a solidaridad. Impresiona el enorme trabajo y las ganas que todos ponen para que no sólo disfrutemos, sino que abramos nuestra mente y corazón hacia aquellos hermanos nuestros que viven situaciones de primera necesidad: alimento, medicinas, techo…

En estos días nuestro grupo samaritano con el apoyo de las mujeres de los talleres y otros voluntarios parece convertirse un una colmena donde cada uno cumple su misión y contribuye al bien común. ¡Cuánto hay que aprender del trabajo de unos y de otros! Andamos tan ciegos que no vemos lo que el otro ha hecho, nos quedamos en la apariencia de lo que se ve en el escenario, pero hay mucha más gente que sin salir en la escena, han colaborada y trabajado para que la solidaridad sea una realidad que mueva corazones y despierte esperanza.

La cena solidaria se convierte en un escenario donde triunfa la solidaridad, no nos queda otra que agradecer, a unos y a otros, a cada persona que quiere mirar el mundo y vivirlo con la entraña de la compasión. La gente piensa que triunfar es destacar en algo, aquí triunfar es “pensar y trabajar haciendo siempre el bien” a nuestros prójimos, es decir, llevar un poco de felicidad, de bienestar y amor a quien se siente olvidado y marginado.

Otras fotos

¡Gracias al grupo de voluntarios samaritanos!
¡Gracias a las mujeres y madres de los talleres luz de esperanza!
¡Gracias a los artistas que pusisteis vuestro talento en este noche de solidaridad!         ¡Gracias a los voluntarios que arrimasteis el hombro con ganas a colaborar!         ¡Gracias a todos los que participasteis en la cena solidaria!

Y, sobre todo ¡Gracias a ti buen Dios que te sirves de tu Espíritu para suscitar el bien en nuestros corazones!

Fr. José Luis Coll, ofm