Día del Maestro en Requena

Día 6 de Julio. Hace 45 años, en la ciudad de Cuzco, durante el gobierno militar de Juan Velasco Alvarado, varios sindicatos de profesores (agrupados por “gremios” o “especialidades”, pero sobre todo de carácter regionalista), celebraron un Congreso Nacional de Unificación y firmaron el acta de fundación del Sindicato Único de Trabajadores de Educación Perú (SUTEP).

El Sutep tuvo, y sigue teniendo, un carácter reivindicativo, unido muchas veces a tendencias claramente políticas, más que educativas. En su origen están las figuras de los líderes Horacio Zeballos Gámez, Julio Pedro Armacanqui, Lipa Quina, Riva Oyarza, Armando Paredes, Arturo Sánchez y otros, quienes habían sido deportados a raíz de la huelga general de 1971, y que regresaron a Perú siendo recibidos en Arequipa en un mitin multitudinario 15 abril del 72. Pocas meses después se Celebró el Congreso de Unificación en Cuzco.

Al año siguiente, en1973, a raíz del paro nacional en el mes de octubre, 96 profesores fueron recluidos durante 8 meses en Pota. De allí fueron llevados a la cárcel de El Callao, y sufrieron un juicio político militar. Fueron liberados el 13 de junio 1974.

Estos orígenes, evocados muy sucintamente, influyen todavía en muchos afiliados que siguen mirando hacia el pasado como la época dorada; por eso claman eslóganes de hace décadas, pero que muchos de ahora no han conocido y que viven más sumidos en la abundancia y el individualismo.

Vea esta y otras fotos aquí

Desde aquel día 6 de julio de 1972, se celebra en todo el Perú el “Día del maestro”, pues este Sindicato Único agrupa a todos los trabajadores de la enseñanza. Estos son muy numerosos en toda la Nación. En nuestros ambientes tienen una gran importancia y notoriedad: los profesores siguen siendo, indudablemente, una fuerza social numerosa e importante; tanto que, en muchas ciudades de la selva amazónica, influyen poderosamente en la vida social y en la economía, por no decir en otros ámbitos de la sociedad.

Como en muchos lugares, en Requena los profesores son muy numerosos. También los que ejercieron durante su juventud esta noble misión son numerosos y forman otra asociación importante: la Apcijer, que aglutina a los cesantes y jubilados, personas curtidas en tiempos pasados, sin muchos medios materiales y sí muchas ilusiones y entrega, viviendo en situaciones difíciles, mucho más pobres que las de ahora. También ellos se unen en este día con el resto de profesores, y a quienes estos deberían mirar mucho más con admiración y agradecimiento.

Lo actos del Día del Maestro, en Requena, comenzaron con la celebración de la Eucaristía, en la Catedral. La preparación corrió a cargo de un grupo de profesores de varias instituciones. La participación fue bastante numerosa.

En la celebración después de la escucha de la Palabra de Dios, como nos proponía la Liturgia, el hermano Juan comentó algunas ideas y reflexiones acerca de la misión del maestro o profesor, desde la figura del Abraham (el pasaje era “el sacrificio de Isaac”) y la de aquellos que llevan a un paralítico ante Jesús. Con la presentación de las ofrendas, expresaron los profesores la decisión de agradecer y de vivir la tarea educativa ante los ojos del Padre.

Después de la comunión, un profesor, representando al Sutep Requena, dirigió unas palabras a todos los participantes, instando al agradecimiento hacia aquellos que más hicieron por Requena en la educación, destacando la labor de los misioneros franciscanos y la de tantos maestros anónimos que dejaron sus vidas en el servicio educativo. Sus palabras concluyeron con un aplauso por parte de todos los presentes en la Eucaristía.

Después de la bendición y del canto de despedida, los profesores y personal administrativo de los centros educativos se dispusieron para otro de los actos centrales: el izamiento de las banderas, el canto de los himnos y el desfile. También fueron importantes los discursos del secretario general del Sutep Requena y del Alcalde de la Municipalidad. En el desfile todos los participantes ponen todo su empeño, y, aunque no estaban todos, puede apreciarse en el reportaje fotográfico, cuántos son los que ejercen la labor educativa en esta ciudad.

Después del desfile, todos fueron invitados iniciar una romería al camposanto para honrar la memoria de los profesores que pasaron a la vida con Dios. Otros se dirigieron a la Municipalidad de Requena con el fin de participar en una sesión solemne en el Salón San Francisco de Asís.

Las terminar todos estos actos, los profesores de dirigieron a un ambiente recreativo para compartir el almuerzo y la fiesta. El viernes, día de descanso.

Por su posible interés, compartimos dos cantos de la Eucaristía: el canto inicial y el de despedida.

Bendigo al Maestro

Bendigo al maestro, calor de la ciencia, el deber representa, radiante la aurora, la escuela es su casa, su sueño y su gloria la tierra en que mora del mundo su ilusión, de su inquietud, de su amor

Oyendo dictar la lección al maestro, se abre una estela de fe en el horizonte querido, mientras el alma contenta recibe sublime néctar de eterna dulzura

Himno al Maestro

Somos los maestros del Perú, juntos como siempre en la misión de educar a nuestra juventud y forjar una nueva nación.

Somos los maestros del Perú, vamos por donde la Patria va, orgullosos de la gratitud y el cariño que el pueblo nos da; somos los obreros del saber; Maestros con honor primero, nunca hemos temblado ante el poder ni nos acomplejó el dinero.

Somos los que hemos querido ser: Maestros de ayer, hoy y siempre y, si volviéramos a nacer, lo seríamos nuevamente (bis)

Somos los maestros del Perú

Hno Juan Oliver