Décimo primera Asamblea parroquial en Contamana

El domingo, 21 de mayo, en el auditorio del CEBE San Francisco, hemos celebrado la décimo primera Asamblea Parroquial con el tema “el amor en familia”. Los hermanos y hermanas fueron llegando y recibidos por la Hna. Ana María e Irma para colocarles la solapera en anuncio  del tema y un dibujo alusivo al tema.

Iniciamos la asamblea con la bienvenida por parte de Elisa, miembro del consejo parroquial, sus palabras fueron de aliento para entrar en reflexión, “la familia es una de las realidades relacionales más antigua que merece nuestra reflexión para buscar caminos de encuentro familiar que unan a las personas que forman cada familia”. Andrés Avelino, miembro del Consejo parroquial, condujo los pasos en que se iba a desarrollar esta asamblea, dando paso al Hno. José Luis, quien presentó esta onceava asamblea: “Un saludo de nuestro obispo Juan que se encuentra en Roma; como ustedes saben, las asambleas son espacios para crecer en sentido de pertenencia, orar y reflexionar juntos buscar cauces de una vida cristiana más acorde al momento que vivimos. Esta asamblea tiene como tema el “amor en familia”, sabemos que el papa Francisco escribió una exhortación apostólica sobre “el amor en la familia”; que nuestro Vicariato en su proyecto pastoral, la familia ocupa un lugar especial y, también, que la realidad que vivimos sobre la familia en la actualidad, reclama respuestas sobre la familia hoy; estas razones nos llevan, estar esta tarde, a reflexionar acerca de la familia. Trabajemos con buen ánimo y juntos busquemos caminos de unidad familiar”.

Fotos de esta asamblea aquí

Después, escuchamos la canción de la familia que rápidamente aprendimos, la letra de la canción nos llevó a hacer una lluvia de frases que nos llamaron más la atención, creando un clima propicio para seguir la asamblea.

El Hno. Antonio condujo la oración en común en torno a la familia. Las palabras de San Pablo a los Efesios resonaron con fuerza: “Hijos, obedezcan a sus padres, puesto que un deber… Padres no sean pesados con sus hijos, sino más bien edúquelos usando las correcciones y advertencias inspiradas por el Señor” (6, 1-4), se leyeron unas palabras papa Pablo VI pronunciadas por el en Nazaret (1994), y después de hacer súplicas por la familia, terminamos rezando juntos una oración compuesta por Madre Teresa de Calcuta sobre la familia.

Terminada la oración, Andrés dio paso al hermano José Luis quien presentó un video para motivar el trabajo de reflexión: “hemos de elegir, si queremos dejar que la familia deje de ocupar su lugar o remontamos para trabajar unidos para que la familia sea siendo ese espacio humano y divino donde aprendemos a amar y ser amados, donde aprendemos a cultivar valores y a colaborar juntos para vivir felices”; brotó una aclamación espontánea de optar por remontar.

Francisco, otro de los miembros del consejo parroquial, hizo una dinámica para formar los grupos. Cada grupo contaba con un coordinador que conocía previamente su misión. Los grupos se reunieron en distintos espacios para trabajar las siguientes preguntas: ¿Qué personas suelen forman nuestras familias? ¿Qué relación existe generalmente entre convivientes o casado? ¿Qué relación se da entre padres e hijos? ¿Qué sugieren para que podamos crecer y vivir en amor de familia? Algunos hábitos o costumbres que puedan ayudar a las familias católicas.

Los grupos ayudados por sus coordinadores: Bella, José, Gamalier, Isabelita, Hna. Yolanda, Victoria, Gustavo y Nilda, reflexionaron compartiendo lo que cada uno opinaba, elaborando una síntesis para llevarla a la puesta en común. Fue bonito percibir el gusto con que los hermanos compartían sus reflexiones con mucho respeto. Los grupos estaban formados por jóvenes, adultos y adultos mayores, reflejo de las familias.

Andrés que hacía de guía nos convocó en la sala, allí se nos preparó una sorpresa, un gran cocineo llamado Fransua, nos hizo partícipe de una receta para formar familias felices. Una vez preparada la receta nos dio a beber de ese maravilloso refresco que nos ayudará a formar familias felices. Entre sus ingredientes habían: respeto, comprensión, buen humor, corrección, paciencia, amor… Después de refresco continúo la asamblea.

Llegó el momento de la puesta en común, dirigida por Darwin, miembro del consejo parroquial, después de leer cada pregunta, fue dando la palabra al secretario de cada grupo, percibimos que hubo gran coincidencia entre los grupos, todos manifestaron la necesidad de remontar el amor en familia, sugiriendo caminos o propuestas para remontarla.

Finalmente, el hermano José Luis hizo una síntesis de lo expuesto, devolviendo a la asamblea una pegunta: ¿Qué podemos hacer para que no se quede en palabras y en papel escrito? A lo que distintos hermanos fueron diciendo y confirmando la asamblea: Preparar un encuentro de familias a nivel parroquial, charlas radiales, un pasacalle a favor de la familia, celebración en la parroquia los matrimonios que llevan casados 25, 50, 75 años e invitar a sus familiares y, por último,  elaborar un “manifiesto de lo trabajado en esta asamblea y de las  caminos sugeridos para crecer en amor de familia” dándolo a conocer a toda la comunidad.

Andrés que fue guiando en los pasos de esta asamblea, dio las gracias a todos los participantes y nos invitó a pasar a  la celebración de la Eucaristía.

¡Demos gracias a Dios por la Asamblea parroquial y pedimos a la Sagrada Familia de Nazaret que vele por todas y cada uno de nuestras familias!

Fr. José Luis Coll, ofm