Colecta y oración por los damnificados en Contamana

Atendiendo a la petición de los obispos del Perú, hemos realizado una colecta y una vigilia de oración en favor de los damnificados.

El jueves, día 23, por diferentes medios de comunicación dimos la noticia de la colecta que se iba a realizar en favor de los damnificados.

El viernes, día 24, se hizo en las distintas instituciones educativas de nuestra ciudad. Los profesores con un grupo de alumnos sensibilizaron a los jóvenes para solidarizarse con nuestros hermanos del Perú que sufren los embates de la naturaleza.

El sábado, día 25, salimos de dos en dos para hacer la colecta pública. Fieles de los distintos grupos parroquiales con las “latas” (huchas) que llevaban el distintivo de esta campaña y su lema: CONTAMANA LES DA LA MANO… repartidos por la ciudad fueron al encuentro de personas y familias que se sumaron a esta acción solidaria.

Ese mismo sábado, a las 8 p.m., nos reunimos para hacer una vigilia de oración. Ahí recordamos las zonas más castigadas del Perú, encendimos una vela por cada una de estas zonas. Recordamos algunos testimonios de personas que narran su experiencia dura y trágica por la que están pasando. La Palabra de Dios se hizo grito, consuelo y luz para descubrir en cada damnificado el rostro de Jesús. No podemos ser indiferentes ante el sufrimiento de nuestros hermanos.

Hay unas fotos más AQUÍ

Luego, se fueron presentando las “latas” con la colecta recogida; momento rico de compartir experiencias en el recorrido y orar por los damnificados, por los que hoy tendieron la mano y la seguirán tendiendo, por los indiferentes e insensibles ante esta situación de sufrimiento.

Terminamos leyendo una carta de los obispos del Perú que invitan a “sostenernos en la esperanza”, a confiar en la Providencia de Dios y a continuar ayudando a aquellos hermanos que están sufriendo los embates de la naturaleza.  Nos unimos con la oración del Padrenuestro y el canto “con vosotros está y no le conocemos”.

Con este gesto hemos querido responder al grito de los damnificados, no importa la cantidad, pero sí el gesto de tender la mano a nuestros hermanos del Perú.

Fr. José Luis Coll, ofm
Misionero en Contamana (Perú)