Encuentro de catequistas marzo 2017

El domingo, día 18 de marzo, hemos tenido el encuentro de catequistas de toda la comunidad parroquial de Contamana.

Iniciamos el encuentro con el saludo y bienvenida a todos los catequistas, luego, nos centramos en Jesús, pusimos nuestra mirada en Él, mientras cantábamos: “Todo contigo, nada sin Ti”, creando un clima de recogimiento y oración. Jesús, Palabra del Padre, hizo sonar su voz llamando a los discípulos: vengan a estar conmigo y les haré pescadores de hombres (Mc 1, 16-19).

Luego, cada catequista fue llamado por su nombre, respondiendo: “AQUÍ ESTOY, SEÑOR”. Juntos cantamos “Tú has venido a la orilla, no has buscado, ni a sabios, ni a ricos, tan solo quieres que yo te siga…”.

Hay otras fotos de esta actividad AQUÍ

Terminamos la oración rezando juntos ¡Contigo es mi caminar, Señor, y en tu Ser aprendo a ser en la vida!

Luego, hicimos un recuerdo y repaso de los temas que hemos ido trabajando en estos encuentros para descubrir la identidad del catequista.  A la pregunta de ¿Quién es el catequista o cuáles son sus señas de identidad? Fuimos respondiendo:

  • El Catequista es un testigo de la fe, alguien que vive unido a Jesús y alimenta su fe con la oración, lectura de la Palabra, participación en la Eucaristía y en el compromiso.
  • El Catequista es un educador en la fe, no improvisa, sino se prepara con esmero y creatividad para hacer llegar el Mensaje de Jesús.
  • El catequista acompaña, como Jesús lo hace los discípulos de Emaús: se hace presente, camina, pregunta, expone con sabiduría la Palabra y favorece el encuentro con Él.
  • El catequista en un enviado de la comunidad, no actúa en solitario, sino en comunión con la comunidad, ayuda a que los niños, jóvenes y adultos se integren en la comunidad.
  • El catequista sigue la catequesis de la comunidad: Procesual, Kerigmatica y Mistagógica, participativa y dinámica, favorece la interioridad y el compromiso.

Después de esta exposición, ayudado por imágenes y palabras, se hizo un momento de silencio para interiorizar todo lo expuesto, escribiendo en un papel las tres “cosas” que como catequista hemos de poner en nuestra mochila. En grupos compartimos lo que cada uno había escrito y se hizo una síntesis para exponer a la asamblea de catequistas. Cada representante fue diciendo lo que en grupo anotaron para llevar siempre en la mochila; una vez terminada la exposición de cada grupo, entre todos elaboramos las tres cosas que hemos de cuidar en este año como catequistas:

1º FORTALECER LA FE, mediante la oración personal, la lectura de la Palabra y, sobre todo, la participación en la Eucaristía.

2º INTEGRACION EN LA COMUNIDAD, formamos parte de la comunidad parroquial, por tanto, hemos de comprometernos en participar activamente en la vida de la comunidad y sus actividades.

 3º EDUCAR EN LA FE, esto es, un mayor compromiso en asistir a las reuniones de catequistas, preparar adecuadamente la catequesis y transmitir el Mensaje con “cara de Pascua”, con la alegría de sabernos amados por el Señor.

Un catequista, miembro del consejo, presentó a la asamblea lo que sería el tema nuclear de esta año: “Amor en familia”, en su momento se irán conociendo las diversas acciones para trabajar este tema; y, en segundo lugar, se invitó a todos los catequistas a que la Semana Santa sea una semana de comunidad, de familia, participando en las catequesis en las mañanas de jueves, viernes y sábado santo, y en las celebraciones de esos días.

Luego, nos reunimos los catequistas según los niveles de infancia y pre-adolescencia, adolescentes-jóvenes, con el fin de saber dónde va a estar cada uno y determinar los días de reunión de catequesis para cada nivel.

Finalmente volvimos nuestra mirada a Jesús, luz y Palabra, para hacer una oración de acción de gracias y despedirnos, no sin antes, desearnos que sea un año en el que cantemos por dentro y por fuera: “Todo contigo, nada sin Ti”

Fr. José Luis Coll
Misionero en Contamana