Navidad en Requena

Desde el último escrito, varios acontecimientos hemos vivido. Algunos los describiré con brevedad:

Preparación del bautismo

Comenzamos con un cursillo para padres y padrinos, preparando el bautizo de casi un centenar de niños menores de siete años. Se desarrolló los días 12 al 16, en la Catedral, después de la celebración eucarística. En la exposición de los temas participaron varios profesores y catequistas. Y la participación, o mejor la asistencia de los padres y padrinos fue bastante buena. Pero ¡cuánto nos falta para entender que la formación es algo esencial en la vida cristiana! Y que no es un requisito formal para acercarse a recibir un sacramento. Los días para la celebración del bautismo se decidieron entre todos los participantes, quedando en estos días: 26 y 27 de diciembre, 4 y 6 de enero.

Vea más fotos de estas noticias

Celebración en el Instituto Superior Pedagógico FFPAG

Mucha expectación ante la gran preparación de los niños y jóvenes del Anexo para celebrar la Navidad. El Anexo al Instituto Superior Pedagógico es su filial, su campo de prácticas. Cuenta con los niveles educativos de Primaria y Secundaria. Comparten las aulas con los alumnos del Pedagógico. Desde hace casi un mes se pusieron a ensayar una representación del Nacimiento de Jesús. El día de la representación fue el día 15 de diciembre. Siendo sinceros y justos, hemos de felicitar a todos: profesores, alumnos…, del ISP y del Anexo, pues todo resultó hermoso, cargado de sentido, bien ensayado y puesto en escena por parte de todos los alumnos y, también, de los profesores. Ha sido una inmejorable presentación de la Navidad, desde el clamor del pueblo (de la Humanidad) que quiere libertad, que espera un salvador como servidor, que comparte los esfuerzos de los hombres para lograr una vida digna; hasta los relatos del nacimiento de Jesús, como un auto sacramental, que llegan al corazón de los que contemplan tanto amor, su estar cerca de nosotros, y que viene en la debilidad, en la pobreza, como un niño frágil.

Los diferentes grupos representaron a todos los que fueron y van al portal para adorar al niño: los ángeles, los pastores, los pueblos de la Amazonía. Felicidades a todos.

Ordenación sacerdotal de Ronie Herbert y Marco Antonio

Son dos hermanos franciscanos. El primero oriundo de nuestro Vicariato: nacido en Contamana, pero viviendo siempre en Requena hasta su entrada en el postulantado. El pasado día 18, domingo, recibieron la ordenación sacerdotal en la Iglesia franciscana de El Callao, en el Templo del Faro. Invitado por el Ministro Provincial, Fr. Mauro Vallejo, tuve el honor de conferir esta ordenación a los dos hermanos. Un viaje muy rápido; gracias a los hermanos que me acompañaron, todo salió bien. Y sobre todo, gracias a Fr. Antonio Soriano, que siempre está dispuesto a trasladarse a Requena para ayudarme.

La Eucaristía de la Ordenación estaba muy bien preparada. Muchas personas (familiares de los neo ordenados, religiosos y religiosas, miembros de las comunidades parroquiales) participaron con mucha alegría por este regalo que Dios nos hace: dos servidores de la comunidad, ministros de la palabra y de la comunión, anunciadores de la Buena Noticia. Pedimos que el Señor les dé fortaleza para vivir en la fidelidad al don recibido y a la misión a la que se les envíe.

Fin de curso en los colegios

Durante las primeras horas de la mañana del día 20, participé en las sesiones de final de curso de los Colegios Santa Catalina Mártir y Padre Agustín López Pardo. Pienso que los informes deberían ser más reales y menos exaltadores; centrarse en la educación y enseñanza de los alumnos; e incluso ser menos competitivos, impulsando a muchos niños a querer ser los primeros. Nos falta una revisión del curso y señalarnos las tareas para prepararnos al nuevo. ¡Qué necesario, para avanzar en el camino, dejando lastres e impedimentos!

Recital de Villancicos

El día 21, miércoles, fue el día programado para este acontecimiento. Desde hace años que lo venimos celebrando. Para preparar juntos la Navidad, cantando, uniéndonos como una misma comunidad eclesial. Por la mañana, un grupo de catequistas prepararon la Iglesia Catedral, con adornos navideños y el lugar que nos serviría de escenario.

Y vamos progresando. Los cantos cada vez son mejor interpretados, participan más niños y jóvenes, vienen más adultos para escuchar. Todos los grupos de nuestros centros participaron con dos cantos.

Antes de los cantos, un catequista preparó unos mensajes que nos ayudaran a entender el sentido de la Navidad. Y la oración inicial fue un anuncio gozoso de la venida del Hijo de Dios a nuestro mundo. Al final del recital, el grupo de catequistas obsequió a todos los niños con un refresco y un dulce. Todos regresaron muy contentos a sus hogares.

Visita a Bardales – San Marcos

Otras veces hemos estado en este barrio de Requena. El que se encuentra más distante del centro; que se formó como consecuencia de la última crecida del río. Un pueblo que va creciendo más y más. Allí nos dirigimos.

Grupos de adultos (estudiantes de teología y catequistas) se encargaron de preparar el viaje, avisando a las autoridades del lugar de nuestro propósito de pasar una mañana con ellos. Unas personas se encargaron de tener las ollas con el agua caliente para el chocolate. Así los encontramos al llegar.

A las seis de la mañana del día 22, nos pusimos a caminar hacia allí. No éramos muchos: un grupo de catequistas, algunos profesores, un grupo de jóvenes confirmandos… Nuestro propósito era caminar. Más de una hora hasta allí, cruzando los barrios de Tarapacá, Petro Perú, Mariátegui y Sinchi Roca. El objetivo, claro: pasar la mañana con la gente del asentamiento de San Marcos, especialmente con los niños, compartiendo unas dinámicas y reflexiones, y, después, los dulces y el chocolate. Todos lo pasaron muy bien. Como suele ocurrir, muchos niños (también mayores) acuden con una olla, un cubo, una jarra…, para poder compartir con otros aquello que se les da. Hubo para todos, y hasta sobró.

Algunos visitamos casas y familias, invitando a participar y también conociendo cómo viven, sus problemas, sus enfermos. La gente vive de la chacra y de la pesca, fundamentalmente. Los que están en edad escolar acuden a la Institución (Primaria e Infantil) o a las más cercanas (Sinchi Roca, Anexo). Hay un camino que une estas poblaciones, pero, cuando ha llovido (como fue el día de nuestro compartir), se vuelve intransitable. Por esta senda han de caminar los alumnos para seguir sus estudios.

Las autoridades de San Marcos quisieron enseñarnos un terreno que ellos quisieran que fuera para construir una capilla. Se trata de un lugar situado en lo alto de una loma, desde el que se divisa la unión del Tapiche y el Ucayali. ¿Quién sabe si en algún momento podríamos hacer un proyecto para construir una Capilla, con unos salones y, por qué no, unas aulas para los niños de Inicial?

Nos obsequiaron con un almuerzo a base de pescado ahumado (que es como mejor sabe, nos dijeron) y de inguiri. Todo muy bueno. Gracias por vuestra hospitalidad.

Nochebuena

Día 24, sábado, Nochebuena. El pueblo que caminaba en la oscuridad vio una Luz radiante; un Niño  nos ha nacido, se nos ha dado un Hijo. Aleluya. Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a todos los hombres. El pueblo somos nosotros, todos los habitantes de esta Tierra, tan castigada por el mismo hombre; son las naciones y las sociedades que viven la violencia, la persecución, el terrorismo. El Señor nos envía su Luz, que es su Hijo amado. Las lecturas nos dan su verdadero sentido y nos evitan ensoñaciones: la luz es con demasiada frecuencia rechazada por las tinieblas, los suyos no lo recibieron. Nos abren a una esperanza inquebrantable: porque somos hijos, porque Dios sigue confiando en nosotros. Y nos ofrece siempre el camino y las señales para encontrarle.

Nuestra Parroquia celebró la Navidad en la Capilla de Nuestra Señora de Fátima y en la Catedral. La participación fue muy numerosa. Los cantos navideños resonaron en los templos y en las calles. Con la adoración al Niño, regresamos a nuestros hogares para vivir con nuestra familia y dar gracias a Dios por la Vida, por el gran regalo que es Jesús.

Incendio

Pero… A primera horas del día, antes de amanecer, muchos teléfonos comenzaron a sonar avisando que un incendio se acercaba con rapidez. Los motocarros pasaban a gran velocidad, los gritos de la gente llamaban a colaborar. Pude comprobar que las llamas subían a gran altura, por suerte y gracia no soplaba el viento. Al menos tres casas quedaron prácticamente calcinadas. La colaboración de la gente fue muy generosa: buscaban agua, llevaban envases grandes o pequeños; unos desde abajo, otros subidos por las paredes, levantando calaminas (piezas metálicos que forman el techo), entrando cuando se podía para sacar todo lo que pudiera avivar más el fuego.

Si la colaboración fue la que logró apagar el incendio y evitar que se propagara, muchas preguntas escuché por las calles; preguntas que todos nos hacemos, pero que con demasiada frecuencia quedan sin repuesta. ¿Dónde están los bomberos? ¿Qué medios existen para ayudar en casos de necesidad? Esto no era un desfile para lucir trajes y artilugios, sino un correr para evitar males mayores. Pero ¿qué hacemos después?

Han pasado los días. En la calle, una de las principales de Requena, frente al Seguro ESSALUD, siguen todos los materiales que fueron retirados del interior de las casas. Hasta las maderas que sueles ser decomisadas y que no han servido más para para avivar el fuego. Algún día, esperemos que no tarde, quedará limpia la calle.

¡Feliz Navidad! ¿Feliz Navidad?

Fr. Juan Oliver
Obispo del Vicariato de Requena