Parroquia de Santa Elena del Tapiche

El titular de la parroquia es Santa Elena.

Distritos

Comprende prácticamente todos los lugares situados en las riberas del Tapiche. Los distritos:

Alto Tapiche
Capital, Santa Elena
Extensión 11.559 Km2
Bajo Tapiche
Capital, Iberia
Extensión 3.230 km2
Soplín
Capital, Soplín
Extensión 3.901 Km2

 

Lugares

San Salvador
San Vicente
Yarina
Avanzada Progreso
Galicia
Callao
Nueva Esperanza
Iberia
San Pedro
Palo Verde
Palmera
Morales

Canchalagua
Santa Elena
Alto Tapiche
Huicungo
Frontera Yarina
Pacasmayo
Monte Alegre
Fátima
Limón Concha
Esperanza
San Antonio de Fortaleza
Bellavista,
Puerto Venus

 

Iglesia de Santa Elena

Iglesia de Santa Helena

a

El edificio de la misión

a

Unos niños delante de la iglesia de Santa Elena

Historia de la misión

P. José Ramón Palací, 1960

En el año 1946, Santa Elena se inicia como caserío y se crea como parroquia el 27 de Diciembre de 1959 por Monseñor Arroyo, siendo nombrado el P. José Palací párroco y realizando de inmediato una gira misional, durante Enero-Febrero de 1960 por todo el Alto Tapiche y el Río Blanco. Meses después fue nombrado párroco el P. MARIANO GAGNON y el P. PALACI fue trasladado a la fundación reciente de la parroquia de Orellana.

P. Mariano Gagnon, 1960-69

El P. Mariano atendió la parroquia hasta Abril de 1969, que fue trasladado al Vicariato de San Ramón. Construyó la actual iglesia, grande, la casa y otras obras que todavía después de 50 años siguen siendo una muestra de su trabajo y esfuerzo. Desde que se fue prácticamente ha estado sin presencia religiosa. Fue anexada a la parroquia de Flor de Punga, siendo atendida esporádicamente desde Requena y Flor de Punga, especialmente en las giras misioneras que Monseñor Víctor de la Peña realizaba con ayuda de algunos misioneros venidos temporalmente para colaborar.

AnnelisseHna Annelisse Permadinger, 1992

El año 1992 se hizo cargo de la parroquia la Hna Annelisse Permadinger, misionera laica de procedencia Austriaca, ejemplo maravilloso de compromiso laical al servicio del Evangelio sobre todo en aquellos lugares donde no había misioneros.

Cuando ella se hizo cargo vio que el despacho parroquial lo habían convertido en despacho de la municipalidad. Aunque consiguió que la municipalidad desalojara la misión no consiguió que devolvieran los muebles del despacho que pasaron al nuevo local de la alcaldía.

La Hna Annelisse murió en Lima el 16 de Agosto del 2002.

Hno Héctor Baracco Almeida, 2002-2011

El año 2000 ingresaron como refuerzo dos misioneros laicos de la Asociación Peruana Misionera, Miguel y Héctor, pero la presencia franciscana está ausente desde hace 40 años. Hasta diciembre de 2011, se encargó de la misión el laico Hno Héctor Baracco Almeida.

Dentro

Veranos

1999

Durante el verano de 1999 estuvo un mes el Hno Miguel Sempere, de la Provincia franciscana de Valencia, atendiendo esta misión, recorriendo con la Hna Analisse diversos poblados. Semanalmente visitaron Morales y Canchalagua que se encuentran a poca distancia.

2009

La última experiencia misional en la zona ha sido llevada a cabo, junto con el hermano HÉCTOR, por el P. Juan Carlos Moya, de la Provincia franciscana de Valencia, y el seminarista de la Diócesis de Valencia Virgilio González, quienes permanecieron en la zona por espacio de tres semanas.

El sábado 16 de Agosto del 2009 tuve ocasión de viajar a la misión de Santa Elena en un buen deslizador, 6 horas de viaje por las muchas curvas del río Tapiche, (las pequeñas embarcaciones que hacen este trayecto tardan dos días).

Notas

El número de bautismos que aparecen en la parroquia de Santa Elena, y cuyos libros se encuentran en el archivo de Requena, son aproximadamente 4.109.

Sin duda que la misión de Santa Elena es la más dura y difícil de atender, por la lejanía y por las condiciones de vida. Ciertamente está muy poco poblada la zona, casi olvidada por las autoridades civiles, los medios de comunicación son escasos.

Desde hace 40 años no hay presencia franciscana, de haberla, naturalmente que tendrían que ser por lo menos dos religiosos para que la soledad se sintiese menos. La casa, iglesia e infraestructura es sin duda lo mejor de la misión.