Encuentro de animadores cristianos de Requena

Los días 4, 5 y 6 ha tenido lugar en Requena el encuentro de los animadores cristianos de Jenaro Herrera y Requena, a quienes se han sumado dos animadores de Santa Elena y dos de Bretaña. Fueron 20 los participantes, además de unos cuantos niños, hijos de animadores.

Quien escribe esta nota viajó a la ciudad de Iquitos el miércoles, día 3, a mediodía. El motivo: la invitación a participar en un encuentro con el Ministro General OFM, Fr. Michael Perry, uno de los definidores generales, los dos Ministros provinciales de Perú y los tres Vicarios Apostólicos de los Vicariatos amazónicos confiados a la Orden Franciscana (San Ramón, San José del Amazonas y Requena).

A mi llegada a Iquitos, me dirigí a la Iglesia Catedral para participar en la Eucaristía funeral del hermano Paul McAuley, hermano de las Escuelas Cristianas (La Salle), fallecido el día anterior. Muchos concelebrantes y, también, hermanos lasallistas venido de otros lugares; la iglesia casi completamente llena, acompañando el dolor de la pérdida del hermano Paul. Que el Señor lo tenga en su gloria

Después me dirigí a la casa franciscana en Punchana. Allí me encontré con varios hermanos que habían llegado por la mañana. ¡Una alegría encontrar a los hermanos después de algunos años! El programa de la visita era sencillo: encuentro con los hermanos franciscanos del proyecto Amazonía, por la mañana, y con los Vicarios apostólicos y Ministros provinciales, por la tarde. Es lo que se cumplió.

Otras fotos de estos días

Tuvimos tiempo para conversar sobre la situación de los Vicariatos y sobre algunas propuestas que nos ayudarían a fortalecer la presencia en estas misiones. Después de la cena, la despedida. Todos viajaríamos a primeras horas del viernes.

El día 5, en el primero de los rápidos regresé a Requena.

El jueves por la mañana, los animadores fueron llegando desde sus respectivos caseríos. El primer trabajo, después de la presentación, fue organizar las tareas y horarios de estos días, algo que los animadores hacen con mucha experiencia y que, al final, fue revisado minuciosamente y aprobado.

Después del almuerzo, la hora de descanso (necesario después de madrugar mucho y de largas horas de travesía) y, a continuación, el ensayo de cantos que bien dirige Juan Luis Pacaya.

Se preparó una gran tormenta, con gran cantidad de aparato eléctrico y de agua. Pero que no fue obstáculo para que Merita llegara con su tema preparado: la educación de los hijos, las relaciones personales, la mujer, la formación. Su gran preparación y experiencia facilita el seguimiento de su exposición.

Así fue terminando el trabajo del día.

El viernes comenzó con la oración comunitaria y el desayuno. Después, todos a la Casa La Salle. Allí el hermano Pablo siguió el tema anterior, con nuevos aportes sobre los estilos educativos, de ser padres, el diálogo y las relaciones familiares. Al terminar, regresamos a la loma, a la Casa de los Animadores. Almuerzo, descanso y ensayo de cantos.

Este día fue el cumpleaños de la hermana Pilar. Dos catequistas de la parroquia obsequiaron a todos los participantes con buenos dulces y un helado de aguaje. Rico, al parecer de todos. Mientras cantamos el “Cumpleaños feliz…” Muchas felicidades, hermana Pilar; siempre tan servicial y atenta con todos. Que el Señor te bendiga.

Y comenzamos tratando temas varios: Liturgia, Pascua, Biblia. Durante casi un día, por medio de preguntas y reflexiones de los animadores, fuimos aclarando cuestiones y dudas. Resultó muy provechoso, ya que todos pudieron exponer las preguntas que más les hacen en sus comunidades, y expresar los buenos deseos de servir a los hermanos.

El sábado, con la celebración de la Eucaristía en la Capilla Nuestra Señora de Fátima, de Tarapacá, terminamos el encuentro. Dando gracias al Señor por este nuevo encuentro que a todos nos ha enriquecido. Al terminar la celebración, una gran tormenta nos retuvo durante más de media hora en la Capilla. Resultaba imposible salir. Es tiempo de fuertes y repentinas lluvias, y de creciente de los ríos. Requena sigue rodeada de agua; muchas calles inundadas; casas que suben el piso con maderas, o que son abandonadas por la imposibilidad de vivir en ellas.

El domingo todos regresaron a sus lugares de origen.

Hno Juan Oliver, ofm
Obispo Vicariato de Requena