XV Asamblea parroquial en Contamana

El domingo, día 11 de noviembre, hemos celebrado la tercera asamblea parroquial de este año. Dos ordinarias y una extraordinaria por el año dedicado a la Iglesia. Han participado 107 hermanos y hermanas de los diferentes grupos de la parroquia, así como fieles que acuden a la Eucaristía dominical.

El ambiente no podía estar mejor para centrarse en el trabajo y dinámica de la Asamblea. Irma y Elisa, puntualmente estuvieron para ir recibiendo a los participantes y colocarle la solapera con el logo de la asamblea, su nombre para podernos identificar y en la parte de detrás de la solapera, un rostro de una persona amazónica.

La Asamblea la inició Andrés Avelino para concentrarnos y guiarnos en cada paso. Luego del saludo y crear un buen ambiente, dio paso al hermano José Luis para dar la bienvenida y desear un día de comunidad.

Las hermanas de la Doctrina cristiana, las hermanas Ana María, Yolanda y Liliana, prepararon y guiaron la oración, invitando a todos por medio de oraciones y cantos, a dar gracias a Dios por la vida, por la vida nueva en el Bautismo, por la Iglesia a la que pertenecemos y porque los pobres son los preferidos del Reino. Momento de centrarnos en Jesús, roca firme de la Iglesia.

Hay 32 fotos más de esta Asamblea aquí

Después de la oración, hecha con tranquilidad y unción, Andrés Avelino nos presentó los dos temas que íbamos a reflexionar en esta asamblea:

El primero, Hacer memoria de todo lo que se ha organizado en este año dedicado a la Iglesia. Este tema lo presentó el hermano Antonio, sirviéndose de un power, nos fue recordando y comentando: los objetivos, el lema, la canción y cada actividad que se ha realizado (encuentros de catequistas, animadores, catequesis, asambleas…)

Tras esta presentación, Andrés Avelino realizó algunas dinámicas para activarnos.

La segunda presentación, la realizó el hermano José Luis sobre la “Iglesia con rostro amazónico”, presentó el sínodo de los obispos convocado para octubre del 2019, en Roma, sobre la Amazonía. La finalidad es plasmar una Iglesia con rostro amazónico. El hermano José Luis apuntó algunas características de los hombres y mujeres de la selva, pero antes de ello, nos hizo un análisis de la situación que vive nuestro Vicariato, muy similar a la de otro vicariatos: falta de sacerdotes y religiosas, poca formación de los animadores, fala una mayor participación de los laicos en nuestras comunidades, escasa presencia en las comunidades nativas y caseríos… Este sínodo nos presenta un gran reto que hemos de afrontar.

Acabada las presentaciones, dio paso a Darwin para hacer los grupos y dirigir el trabajo de reflexión y respuestas en los grupos. Cada participante miró el rostro de la persona amazónica que tenía en la solapara y tenía que buscar a aquellos que tenían el mismo rostro. Todos tuvieron que salir en búsqueda de su grupo, una vez en el grupo, se reflexionó y se elaboraron las aportaciones para la puesta en común, el ambiente en los grupos era muy bueno y con ganas de compartir.

Terminado el tiempo de grupos, Andrés Avelino nos congregó para la celebración de la Eucaristía, justo en este momento central de la Asamblea. Los cantos, las moniciones, las ofrendas… todo muy bien preparado. Fuimos invitados por la Palabra proclamada y tal como hicieron la viuda de Sarepta y la pobre viuda de que nos habla Jesús en el Evangelio a ser generosos, a vaciarnos para compartir. Hemos recibido y seguimos recibiendo mucho de la Iglesia, ¿qué estamos dando nosotros a la Iglesia?

Luego de la celebración de la Eucaristía, el almuerzo, tiempo para compartir con los demás los sabrosos majares que cada cual trajeron, tiempo de descanso y de distracción, el ambiente no podía ser más hermoso.

Pasado un tiempo, se nos reunió para un momento de recreación, de pronto, escuchamos el ruido de un peque-peque, las voces de un hombre y mujer con tonos de la tierra, aparecieron vestidos de shipibos, nos alegraron y nos entusiasmaron con sus comentarios, ahí se puso de manifiesto la “chispa de alegría y de humor” de los amazónicos. Un rato muy grato de diversión y recreación, Francisco y Érica se llevaron por parte de todos un gran aplauso por su creatividad y sacar la alegría tan necesaria para la vida.

Luego, Darwin invitó a los representantes de cada grupo para poner en común las aportaciones. Estas fueron las preguntas y sus respuestas:

 ¿Qué nos ayuda a sentirnos vinculados a  la iglesia?

Recibir los Sacramentos con la debida preparación.
Participar en las Asambleas y actividades de la comunidad
Pertenecer a alguno de los grupos que tiene la Iglesia
Conocer más y mejor a nuestra comunidad
Participar en las fiestas de la Iglesia, sobre todo en la Eucaristía

¿Qué características debe tener una iglesia con rostro amazónico?

Integración de las comunidades nativas y caseríos en la Iglesia
Cuidar y preservar la casa común, la creación don de Dios, mayor sentido ecológico
Una Iglesia dinámica y activa que tenga la “chispa” de alegría que llevamos dentro
Una Iglesia celebrativa y festiva: la música, el canto, la danza…
Recuperar las veladas con sentido religioso (que no sean espacios para tomar…)
Una Iglesia comunitaria y participativa, caminar juntos

Después de las aportaciones de los grupos, Darwin hizo una síntesis de lo presentado por todos, sobre todo, en los puntos coincidentes.

Llegamos al final de la asamblea, Andrés Avelino, lanzó una pregunta a todos, ¿qué nos llevamos de esta Asamblea? De forma espontánea, sencilla y fraterna, algunas personas, expresaron en voz alta, sus sensaciones y reflexiones, invitando a seguir construyendo Iglesia. Finalmente el hermano José Luis, agradeció la asistencia a todos, el trabajo del consejo parroquial y los que colaboraron activamente para el buen desarrollo de esta decimoquinta asamblea parroquial, con la bendición del Señor y el canto de “Iglesia soy y tú también”, nos despedimos llenos de alegría en el Señor que nos llama a vivir la fe en Iglesia.

Fr. José Luis Coll, ofm
Misionero en Contamana