Convivencia primera Comunión y Confirmación

Siguiendo la programación anual de la Catequesis, este sábado pasado, día 15, celebramos una nueva convivencia con los niños y los jóvenes que se preparan para los Sacramentos de Comunión y Confirmación.

Como en otras ocasiones, el grupo de los coordinadores preparó con tiempo todo lo necesario para el encuentro, comenzando por los posibles participantes, además de los temas, las compras, el aseo y la decoración del lugar… Los últimos días se intensificaron los trabajos para tenerlo todo preparado. Y las cocineras del CEBE Manos Unidas pusieron su parte (troceando y aderezando las “presas” de carne, y otros preparativos).

El sábado amaneció un día frío, un poco lluvioso (‘garuando’, como se dice aquí). Pensamos que eso sería bueno, pues los días anteriores fueron muy calurosos. El clima fue mejorando; ya con sol, pero no excesivo calor.

Más de treinta fotos de esta convivencia

A las 6’30, un grupo de catequistas estaban ya preparando el desayuno, y ayudando en otros menesteres a las cocineras.

Poco antes de las 8, iban llegando los jóvenes participantes, llenando el recinto del Asilo. Siguiendo el programa del día, a las 8 horas dio comienzo el encuentro, con la bienvenida a todos los presentes y una oración dirigida por el hermano Pablo; siguió el tiempo de los cantos y dinámicas, que animó la hermana Mirjana. Mientras se iba llenando el patio de la entrada. Fueron unos 140 los participantes, la mayoría, catecúmenos de Comunión.

Terminado el primer momento, todos pasaron a recibir el desayuno (pan, huevo y mingado de arroz). Al terminar, mientras unos limpiaban los platos y las tazas, otros catequistas organizaban dos grupos grandes, intentando que fueran varios, con catecúmenos de todos los centros. Los de Confirmación y los adultos formaron un grupo más reducido. Para las reuniones, se utilizó el salón grande y el comedor para los de Comunión y una de las aulas, para los de Confirmación.

Seguimos con el tema de la Eucaristía, esta vez con textos de las catequesis del Papa Francisco. Se formaron grupos pequeños para reflexionar, primero personalmente, después en grupo y, por último, poniendo en común las reflexiones. Fue un trabajo interesante, seguramente con mucho aprovechamiento para los niños.

Mientras los adultos y jóvenes de Confirmación, reflexionaban partiendo del Sínodo de los Jóvenes (tendrá lugar en octubre de este año, en Roma), haciendo aportaciones desde nuestra realidad parroquial. Escuchar, acoger, discernir; libertad para expresarse y compromiso serio en ser Iglesia, seguir a Jesús, ser buena noticia para todos.

Todas las aportaciones fueron muy interesantes. La tarea dela formación es muy importante y estamos firmemente comprometidos en ella.

Al terminar, se sirvió un rico almuerzo, a gusto de todos. Arroz (que no falte), lentejas, ensalada, carne y platanitos fritos, con refresco de kamu-kamu.

Después de un descanso, mientras se limpiaban platos, vasos y cubiertos, tuvimos un tiempo para evaluar el día. Terminamos con la celebración de la Eucaristía, agradeciendo a Dios la oportunidad de recibir las enseñanzas y crecer como hermanos, miembros de la Iglesia.

Hno Juan Oliver, ofm
Obispo del Vicariato de Requena