Asamblea parroquial en Contamana

El sábado, 21 de julio de 2018, hemos celebrado la XIV Asamblea parroquial en este año dedicado a la identificación con la Iglesia. Han participado miembros de todos los grupos parroquiales, así como otras personas que han querido conocer y vivir de cerca estos momentos de encuentro comunitario y parroquial.

El consejo preparó a todo detalle esta asamblea que hemos llamado “extraordinaria”, ya que solemos celebrar dos al año, pero hemos creído conveniente convocar esta asamblea dando más importancia a la oración, reflexión y confraternización.

Los hermanos fueron recibidos por el grupo de acogida colocando la solapera (distintivo en la solapa) con el nombre de cada uno. La acogida estuvo a cargo de Elisa e Irma que le pusieron entusiasmo y buen humor.

Reunidos en el auditorio del Cebe, Francisco dio la bienvenida y subrayó el significado de estas asambleas parroquiales, desarrolló una pequeña dinámica de integración y de acercamiento de unos con otros, invitando a pasar a todos los hermanos a la Iglesia.

Hay otras fotos de esta Asamblea AQUÍ

En la Iglesia y en un ambiente de silencio, la hermana Ana y Andrés Avelino condujeron la oración; una oración centrada en la Palabra de Dios y expresada de forma simbólica: Cristo, la roca firme; la Iglesia que se asienta sobre la roca; la comunidad que crece por la escucha de la Palabra, la fracción del pan y la hermandad; y, una Iglesia en salida. De manera expresiva y bella pudimos contemplar a una Iglesia que irradia a Jesucristo, tesoro de la Iglesia.

Terminada la oración, le hermano Antonio presentó la finalidad de esta asamblea “queremos reflexionar y parar” para crecer en sentido de pertenencia, leyendo unas palabras enviadas por nuestro obispo el hermano Juan, nos decía: “Es motivo de acción de gracias a Dios comprobar la buena salud de la parroquia San Francisco de Asís, de Contamana. Y, al mismo tiempo, pedirle que anime, guíe y fortaleza todo lo que culmine esta etapa de convivencia y de reflexión. “Año de la Iglesia”. La parroquia es la iglesia local. La Iglesia es familia, vocación y tarea de construir lazos de hermandad. La familia es, todos sabemos, la iglesia doméstica: nuestra casa es hogar donde Dios habita y donde nosotros seguimos a Jesús, oramos, crecemos, nos animamos a apoyar cuando se haga para que la Parroquia sea la familia de todos. Como hermano vuestro y también como pastor de la Iglesia Vicarial, expreso mi deseo de seguir caminando, de crecer en la unidad, de seguir abriendo caminos de evangelio y de vida, de escuchar a los jóvenes y a los que (sea cual sea el motivo) se hayan alejado de la Iglesia.

Después el hermano José Luis repartió un folleto en el que cada uno podía seguir la exposición sobre “lo que la Iglesia nos ofrece y nuestra respuesta ante tanto don que recibimos, indicando que el tiempo que seguía ahora era un tiempo de reflexión personal y de oración, invocamos al Espíritu, encendimos la llama de la oración, se puso una música de fondo, permaneciendo en reflexión y oración un tiempo prolongado, todo un reto para nuestra comunidad. Pasado el tiempo, cantamos “Iglesia soy” dando por concluido este espacio personal y comunitario de silencio, reflexión y oración.

Salimos de la Iglesia hacia el auditorio del Cebe para descansar y tomar un refresco. Darwin convocó para hacer los grupos de compartir. El ambiente era muy bueno y participativo. Se repartieron unos caramelos, su envoltura era de papel blanco, al abrirlos nos encontramos con figuras sobre la Iglesia, cada uno debía juntarse con la figura de Iglesia que le había tocado; un momento distendido y original para hacer los grupos.

En los grupos se respiraba un clima sereno para compartir abiertamente y poner en común lo que cada cual había reflexionado en el tiempo de reflexión y oración personal. Cada grupo eligió su secretario para hacer el resumen y exponerlo en la asamblea.

¿Qué tenemos más presente en nuestras vidas de lo que la Iglesia nos ofrece?

  • La fe que nos transmite la Iglesia
  • Jesucristo, tesoro y roca firme de la Iglesia
  • Hermanos en quien compartir la vida y la misión
  • Los Sacramentos, especialmente la Eucaristía

¿Qué tenemos que tener más presente?

  • Participar de forma más activa en la Iglesia
  • Una Iglesia y comunidad más profética
  • Una Iglesia más misionera

¿Qué respuestas están más presentes en nuestras vidas?

  • El amor a la Iglesia
  • El agradecer todo lo que nos ofrece

¿Qué tendríamos que tener más presente?

  • Participar más plenamente en su vida y misión
  • Discernir nuevos caminos, una Iglesia con rostro amazónico.
  • Tener sentido crítico

¿Cómo favorecer el empuje misionero en nuestra comunidad?

  • Crear más grupos EMPA (encuentros misioneros de la Palabra) en los barrios
  • Catequesis en los distintos barrios
  • Visitar enfermos
  • Ser testigos, dar testimonio de nuestra fe en Jesús y en su Iglesia

¿Con qué actitudes y gestos acercarnos a los más alejados?

  • Cercanía y acogida
  • Escuchar lo que piensan
  • Invitar a participar
  • Ser humildes

¿Qué compromiso tomar para vivir la Iglesia como mediación dado por Dios?

  • Crecer en sentido de pertenencia a la Iglesia
  • Participar activamente de lo que organiza la comunidad
  • Leer los folletos sobre la Iglesia que se reparte cada mes
  • Orar por la Iglesia
  • Seguir trabajando en los grupos que conforman la comunidad parroquial
  • Participar en las asambleas parroquiales para fomentar la unidad y comunión de los hermanos

Terminada la puesta en común pasamos al comedor para una comida fraternal. Después de la comida en el auditorio tuvimos un espacio para compartir lo que esta asamblea nos había aportado, la gente de forma espontánea dio su parecer, incluso algunos hermanos dieron su testimonio personal, fue un momento muy emocionante, escuchar de labios de algunas personas el porqué de su regreso a la Iglesia y de su decisión de caminar como Iglesia. Finalizamos la asamblea con el canto “qué bien todos unidos, mano con mano en el luchar”. Demos gracias al Señor porque nos guía y nos acompaña mediante el Espíritu Santo que derrama su gracia y bendición.

Hno José Luis Coll, ofm
Misionero en Contamana