Convivencia de los catecúmenos de primera comunión

Paro de los profesores

Hace unos días, en mi último envío, terminaba diciendo que el paro de los profesores continuaba, sin saber hasta cuándo. Han pasado los días. La semana pasada fueron días de celebración: el día 6 era el Día del Maestro, pero había que adelantar la celebración, al menos, una fecha para poder tener el asueto y el descanso. No se interrumpieron los actos programados (para los profesores, cado uno según su afiliación): concursos, deportes. Pero algunos sí debieron modificarse. Por ejemplo, el desfile (tan vistoso otras ocasiones) fue de una de las partes.

El día 5, a las 7 de la mañana, celebramos una Eucaristía en la Catedral. Participaron un buen número de profesores. Insistimos y llamamos a la unidad, al diálogo y al compromiso con la educación, siguiendo a aquel que es Maestro y que nos enseña caminos de convivencia fraterna, de coherencia personal.

Fotos del día del Maestro y de la convivencia de jóvenes que se preparan para la primera Comunión aquí.

Han ido pasando los días. ¿Qué han hecho los profesores? Unos han viajado, otros se ocupan de sus asuntos; los hay (no muchos) que participan en las marchas. Ahora dicen que el paro de interrumpe. Seguramente hay cuestiones importantes que tratar.

Aniversario de la provincia de Requena

Unos días antes, el 2 de julio, celebramos el aniversario de la creación de la Provincia de Requena. Son 75 años, desde aquel 2 de julio de 1943, cuando el Gobierno peruano dividió el extenso territorio de Loreto en nuevas provincia, entre ellas, la de Requena, que pasó de ser un caserío de apenas 1.500 habitantes a convertirse en la capital de la Provincia que lleva el mismo nombre.

A las 8 de la mañana comenzaron los actos oficiales: izamiento de banderas, desfile y sesión solemne. En verdad, poca participación y ausencias notables.

Encuentro de catecúmenos

El sábado día 7 tuvimos la jornada de retiro para los niños y adolescentes que se preparan para la Primera Comunión. Como en todas las actividades, la preparación se realiza con mucho tiempo y con mucho cuidado. Así ocurrió. Los temas y los dispositivos (salas, materiales, organización, etc.) estaban bien preparados. Dispuestos a recibir a todos los que vinieran.

Esperamos la participación de 140. Y así fue. El lugar del encuentro fue el Asilo, donde se prepararon dos ambientes grandes para las reuniones.

Comenzamos a las 8 de la mañana, con la oración, en el patio de entrada del Centro. Las palabras de bienvenida, la dinámica y la explicación de los actos. Seguidamente, todos pasaron hacia el interior para recibir el desayuno. Los participantes se fueron ubicando por todos los espacios disponibles. Desde el primer momento, hubo un buen ambiente por parte de todos.

Al terminar, pasamos de nuevo a la entrada para poder formar dos grupos grandes. Hubo sorpresas. Lo que se intentó fue que todos conocieran a los miembros de todos los grupos catequéticos, y que los grupos respondieran a la diversidad de los centros.

Un grupo se reunió en la sala grande; otro, en el comedor. Los lugares habían sido bien adornados con carteles e imágenes alusivos al tema que se desarrollaría en el lugar. Los temas: “El domingo celebramos la Cena del Señor: la Eucaristía” y “La Iglesia, comunidad de seguidores de Jesús”.

A pesar de la dificultad de grupos tan numerosos, la colaboración de todos hizo posible una convivencia positiva y festiva. Los catecúmenos colaboraban con sus preguntas, respuestas, trabajos.

Hacia los 12’30, tuvimos el almuerzo. ¡Para tantos! Un plato sabroso: arroz, frijolitos, chifle, picadillo, pasta… Y, de postre, un vaso de gelatina.

Después tuvimos un tiempo para evaluar el encuentro y celebramos la Eucaristía.

Gracias a todos los que han hecho posible este encuentro. A todos los catequistas que han participado, sea en labores domésticas como en las catequéticas. Sin vosotros, sin vuestra entrega y entusiasmo, a nuestra Iglesia local le faltaría una dimensión muy esencial.

Hno Juan Oliver
Obispo del Vicariato de Requena