Semana santa en Contamana II

Viernes santo: subamos con él

El Sentido del día del viernes santo lo hemos iniciado con el canto “Señor Jesús”, hemos proclamada la escena de evangelio de Juan cuando le despojan a Jesús de sus vestiduras, reparten sus vestidos y su túnica la echaron a suertes (19, 23-24). La meditación se hizo en torno a la palabra “despojo”. Son muchos los que sufren a causa del despojo que se hace por no tener alimento, medicinas, escuelas…

Muchos en nuestro mundo han sido despojados y otros se despojan para no retener, ni acumular, ni acaparar… Junto a Jesús desnudo y despojado de sus vestiduras, queremos despojarnos de aquello que nos impide ser cómo él y despojarse para compartir con otros. Rezamos juntos una oración que nos invitaba a subir con Jesús al calvario descubriendo que la vida sin sacrificio no tiene valor.

Otras fotos del Viernes santo

En la tarde, la celebración de la pasión y muerte del Señor. Comenzamos la celebración con pocos fieles, pero se fue llenando la Iglesia cada vez más. La adoración se realizó con silencio y devoción, duró bastante dada la afluencia de fieles. Está claro que el viernes santo tiene un calado especial en la selva, a pesar de todos los esfuerzos que hacemos para que participen en todo el triduo pascual, sigue el viernes, día de la cruz y de la procesión como el día de mayor participación.

Después de la celebración, la procesión con la dolorosa y Jesús en el sepulcro. Durante el recorrido hicimos siete paradas para recordar y meditar las siete palabras de Jesús pronunciadas en los evangelios, al final el encuentro de María dolorosa con Jesús en el sepulcro, las palabras de introducción a este encuentro motivaron al gran silencio y a seguir con emoción el canto del “diario de María”.

Fr. José Luis Coll, ofm
Párroco de Contamana (Perú)