Sacramento de la Confirmación

El domingo día 10 celebramos el Sacramento de la Confirmación de unos 60 jóvenes y adultos. La tarde del sábado la dedicamos al ensayo de los cantos y de la misma celebración. También asistieron algunos padrinos.

Fue un encuentro de la comunidad parroquial. Con bastante participación de fieles en el templo. Bien preparado todo por parte del grupo de coordinadores de la Catequesis.

Damos gracias a Dios por la decisión de estos jóvenes y por la tarea constante de sus catequistas. Pedimos a Dios que sean siempre consecuentes con el don recibido. Que no quede en deseos e intenciones efímeras.

Hay  más fotos aquí.

Fotos 1. Fotos 2.

Al final de la Eucaristía, uno de los confirmandos leyó su experiencia como confirmando. Es lo que damos a conocer. El nombre del joven es José Luis Pacaya Santillán.

Todo el proceso para la confirmación fue una experiencia única que me ayudó a renovar mi fe y a conectarme más con Dios. Además fue una experiencia que me permitió conocer a gente nueva, unirme más a la Iglesia y reflexionar más sobre el sacramento que recibiría.

En los retiros tuve experiencias únicas que nunca había tenido pues fue agradable convivir con otros jóvenes que se preparaban para recibir el sacramento de la confirmación, aparte que me divertí con mis amigos y compañeros. En cada retiro sentí como iba creciendo mi deseo de realizar mi confirmación, también sentía que cada retiro me enseñaba y me hacía ver muchas cosas que sin ayuda de los catequistas no hubiera podido encontrar.

Los momentos de convivencia de los domingos eran momentos especiales y gratificantes que aparte de ser entretenidas, gracias a las enseñanzas que nos transmitían nuestros catequistas, me ayudaron a construir una vida de fe responsable y madura, separándome de esa fe infantil que he venido arrastrando para comenzar una propia y nueva vida cristiana.

Y además viví momentos muy especiales, felices y de emociones muy fuertes. Como es el caso de una de las actividades de la catequesis que más me gusto, en la que compartimos la palabra de Dios con las personas que no tienen las mismas posibilidades que los demás, pues el hecho de compartir y que las personas agradezcan eso es algo reconfortante y muy especial sobre todo para un cristiano.

Sin duda todas estas experiencias me servirán para seguir creciendo como cristiano pues la confirmación es una de las experiencias más sublimes de todo cristiano. Gracias.

Hno Juan Oliver, ofm
Obispo del Vicariato de Requena