Visita a Flor de Punga y Bretaña

El día 6 de diciembre emprendimos el viaje hacia estas parroquias. El primer destino, Flor de Punga. La hermana Celia nos acompañó en el viaje, para poder estar unos días con las hermanas de su comunidad; ella en este año está prestando sus servicios como docente en Requena.

Salimos de Requena después de las siete de la mañana. Un gozo salir de nuevo al río, navegar, disfrutar de la brisa y del sol; y, al mismo tiempo, advertir la crecida del río, cada vez más fuerte y rápida; la palizada que siempre amenaza la navegación, que te hace viajar y manejar despacio, atentamente; la barrancada, un fenómeno que se da con tanta frecuencia, cada vez que el río sube o baja su nivel, las orillas sufren desprendimientos, caídas de tierras, árboles; amenaza a tantos caseríos.

Hay más fotos de estos días AQUÍ

A la llega a Flor de Punga, advertimos cómo el río ha ido llevando parte del puerto principal, pero también del barrio de arriba (santa Rosa) y de la parte baja. Además, casi todo el pueblo estaba inundado como consecuencia de la lluvia de estos días y de la dificultad de desaguar. El hermano Florencio nos obsequió con un rico desayuno: café, fruta y dulce. Después visité a las hermanas y saludé a algunas personas del pueblo. Las hermanas nos invitaron a un almuerzo en su casa. Fue un tiempo muy fraterno para compartir la vida y agradecer a Dios la misión que nos regala como sentido de nuestras vidas.

La tarde fue para descansar, para el encuentro fraterno. Mientras acompañaba al Hno. Florencio a revisar la Casa Misión, que iba a acoger a los hermanos de otras comunidades. La Parroquia se preparaba para celebrar a la Patrona: La Inmaculada y para las primeras comuniones. En lo que pude, también participé. Concelebramos en la Eucaristía y conversé unos momentos con los niños que al día siguiente iban a tomar la comunión el día de la Inmaculada.

Aunque yo no puede participar, por la noche del día 7, celebraron un festival de cantos varios grupos parroquiales; siempre se congrega mucha gente, pues esta actividad termina acompañando la imagen de la Virgen hasta la Municipalidad, en donde se sirve un compartir a todos los congregados. La fiesta de La Inmaculada, patrona de Flor de Punga, fue un día de mucha fiesta, y muchos fieles participaron en la Eucaristía acompañando a los niños en su primera Comunión. Hubo también deporte, con la participación de equipos de Pintullacta y Huatapi.

El día 9, siguen las festividades. Hoy, el cumpleaños del Hno. Florencio. Gracias, Florencio, por tu entrega y por tu infatigable servicio a todos. El pueblo de Punga manifestó su alegría por el cumpleaños del párroco y muchos participaron además de los bocaditos que siempre prepara.

Bretaña

El día 7, poco después de las 5 de la mañana salimos con dirección a Bretaña. Este pueblo celebra la fiesta patronal: La Inmaculada Concepción, Prácticamente todo el pueblo participa y colabora en las actividades, que serán en beneficio de todos los pobladores. Se prepara la comida y la bebida para todos; se celebra cada año la festividad en la iglesia, con los sacramentos del Bautismo, de la Comunión y de la Confirmación (aunque este año no ha habido jóvenes para este sacramento).

Al llegar a la iglesia, me encontré con un grupo numeroso de fieles que esperaban para preparar la celebración y recibir las medallas que serían impuestas a todos los cofrades del año.

Decía una de las autoridades: esta es la fiesta del distrito, no sólo de un pueblo. Es verdad, la Inmaculada es fiesta de todos, de todos los pueblos del Puinahua. Es verdad que no todos pueden participar. Pero la gente de Bretaña se esfuerza cada año para llegar a más y más.

Hacia las 9 de la mañana comenzamos la celebración de la Eucaristía. La iglesia estaba llena. Muchos alumnos de la Institución educativa, animados por algunos profesores, y para acompañar a compañeros que iban a recibir el bautismo y la primera comunión. Primeramente tuvimos la bendición y la imposición de las medallas a los mayordomos: son 21 parejas, encargadas de preparar la fiesta patronal.

Esta Cofradía se fundó en el año 1995 y estaba formada por los siguientes mayordomos:

  • Pepe GonzalesVentemillas y Clotilde Gallardo
  • Eximedes Sampaya y Nancy Asayac
  • Guidoi Panduro Caro y Mirna Fernández
  • Félix Arbildo Alvares y Julia González
  • Juan Silvano Arimuya y Rita Maytahuari
  • Reges Mendoza Chota y Reyna Flores
  • Elías del Aguila Ricopa y Elizabeth Flores
  • Benito Gallardo y Estefita Sinti
  • Elinson González Vasques y Emelina Sampaya.

En este año fueron 21 parejas que prepararon y aportaron ingredientes y mano de obra para la preparación de bocaditos, bebidas y potajes. Además de preparar la celebración eucarística y la procesión por todo el pueblo.

Nosotros, después de la Eucaristía, compartimos la mesa con todos los mayordomos y autoridades. “Es la primera vez que lo hacemos”, decían. Estaban contentos de preparar una mesa larga para todos. Todo tenía que ser rápido, pues les quedaba sacrificar la res con la que cocinarían más de 1500 raciones para todos. Gracias por vuestra acogida.

Iniciamos el regreso a Requena. Aquí esperaban otras actividades, como la procesión y la Eucaristía con las alumnas del Colegio María Inmaculada.

Mientras regresamos, vamos contemplando los cambios que la crecida de las aguas va causando en las orillas, en los caseríos. Llevando como piloto a Romel, voy aprendiendo en cada viaje los cambios que se producen y los posibles nuevos cambios, el lugar por donde antes pasaba el río o estaban situados entonces el caseríos; incluso eres testigo de cómo desaparecen las tierras y caen los árboles; muchos caseríos cambian su ubicación, no se sabe por cuánto tiempo. Para quien no conoce esta tierra, puede resultar sorprendente e incomprensible. Desde aquí, siempre sigues maravillándote de la vida que encierra la selva, del vigor con que renace en medio de las dificultades, sorprende también la persistencia del hombre ribereño, que no abandona fácilmente su tierra, aunque sepa que sus recursos son pocos.

Por otra parte, durante el viaje pasas cerca de grandes embarcaciones que hacen el trayecto Pucallpa-Iquitos, transportando materiales, maquinaria, alimentos, bebidas; alguna de estas lanchas son como barrios flotantes (puede verse una que transporta miles de cajas de bebidas). También pasan las pequeñas embarcaciones, de los que regresan de sus chacras o de los que llevan sus productos al mercado más próximo.

En el río, viajando, aprendes o te acercas más a comprender la vida de los caseríos y sus gentes, el esfuerzo por sobrevivir, la capacidad de sufrir, la naturaleza que nos sustenta y que se renueva constantemente, que nos da y nos arrebata…

¡Bendita nuestra hermana y madre tierra!

Hno Juan Oliver, ofm