XII Asamblea parroquial en Contamana

El domingo, 5 de noviembre, hemos celebrado la duodécima Asamblea Parroquial con el lema “Mi comunidad y mi familia”, la hemos celebrado en el centro de recreación “Los cocos”, un  espacio abierto y amplio que ofrece muchas posibilidades para moverse y trabajar en grupos.

Los participantes fueron acudiendo y siendo acogidos por las hermanas Ana María y Yolanda, acudiendo a la mesa de recepción donde Irma y Elisa les fueron colocando la solapera con el logo y el lema de la Asamblea.

Hervis  condujo la asamblea, dando paso a la hermana Ana y Elisa, quienes en nombre del Consejo Parroquial, dieron la bienvenida y subrayaron la importancia de las Asambleas como encuentro de hermanos en la fe y en la misión.

Más fotos de la Asamblea parroquial

Luego, la oración animada por el hermano Antonio, después de invocar al Espíritu, escuchamos la Palabra del Evangelio que nos recordó que “somos hermanos los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica”. Fuimos invitados a hacer silencio para meditar la Palabra. La oración nos unió en comunidad y elevo nuestra plegaria al Dios que nos quiere en familia.

Entramos en el primer momento de la asamblea: descubrir el camino que hemos recorrido como comunidad. Este tema lo desarrolló el hermano José Luis quien puso de manifiesto los pasos que hemos ido dando en estos años para ser una comunidad unida y fraterna; evangelizadora y misionera; orante y celebrativa; comprometida con los pobres y desfavorecidos, así como los logros y los retos que hemos de afrontar.

Andrés Avelino condujo este momento después de la presentación sobre el camino recorrido en nuestra comunidad, invitando unos minutos a que los participantes conversarán con los que estaban más cerca, con la preguntas: ¿Qué les ha descubierto lo presentado? Unos apuntaron lo mucho y bueno que se ha ido realizando, la cantidad de grupos que existen en la comunidad, la situación de evangelización en los caseríos, muchas cosas se desconocían, el trabajo que se hace con los pobres… una joven apuntó la necesidad de ser perseverantes y seguir construyendo la comunidad de Jesús.

Luego, nos centramos en el segundo tema de la asamblea: el camino recorrido en este año pastoral sobre la familia. Darwin apoyándose en una presentación fue recordando actividades que hemos realizado en este año sobre la familia: asamblea sobre la familia, catequesis sobre la familia, semana dedicada a la familia con diversas actividades, jornada familiar, conversaciones con la Biblia, folletos comentando “Amoris Laetitia”… Mientras se iban presentando las diversas acciones la gente fue aportando lo que recordaba. Momento bonito de refrescar la memoria y hacer consciente lo que ha quedado en nosotros sobre este año dedicado al amor en familia.

Acto seguido, Francisco movió a toda la asamblea para hacer grupos de reflexión. Los grupos se convirtieron en familias. El trabajo consistió en responder a esta cuestión: ¿Qué proponemos para seguir trabajando y remontando el amor en familia? Cada grupo con su animador hicieron su reflexión y sus propuestas para compartir en la puesta en común.

Se acercaba el tiempo del almuerzo. Antes de ello, Andrés Avelino, hizo una entretenida dinámica en la que todos participamos y nos movilizamos para el almuerzo y descanso. Se percibía un ambiente distendido y fraterno. La asamblea era una familia a lo grande: niños, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores, cada uno desde su capacidad aportando su presencia y reflexión, su experiencia y su esperanza.

Se nos convocó, de nuevo, a reunirnos en asamblea, llegó el momento de un compartir juntos. La risa y la alegría brotaron, de forma espontánea, al aparecer Érica y Francisco con su nariz de payasos, fue un momento muy distendido y divertido, sus sugerencias, sus juegos y ocurrencias nos unieron aún más.

Luego, la hermana Yolanda y Darwin, animaron la puesta en común, cada representante de grupo expuso sus propuestas para seguir con el tema de la familia, coincidiendo en la necesidad de seguir remontando a nuestras familias mediante las reuniones con padres e hijos, jornada familiar, escuela de padres, semana dedicada a la familia, orar y celebrar en familia la fe y los sacramentos…

Y llegamos al momento culminante de la asamblea: la celebración de la Eucaristía. Justamente la Palabra de Jesús nos invitada a “ser hermanos”, “ustedes son hermanos”, no somos rivales, ni enemigos, sino hermanos, sencillamente porque “Dios es Padre y Padre de todos”. Comulgar con Jesús es masticar la hermandad como camino de construir una parroquia mejor, un mundo mejor, unas familias mejores.

Terminamos la asamblea repartiendo “el manifiesto” elaborado en la asamblea de mayo y leyendo en voz alta, todos juntos, cuando se hace referencia a los que nos comprometemos.  Cantamos la canción de la familia, ella nos ha acompañado en todos los eventos que hemos ido realizando a lo largo de este año, pidiendo… “Bendecid, oh Señor, la familia. Amén”

Damos gracias a Dios por tanto bien que nos regala. Gracias a todas las personas que han preparado con esmero esta asamblea. Gracias a todos los que hoy hemos participado en esta Asamblea que nos anima a seguir trabajando para ser una comunidad dinámica y evangelizadora.

Fr. José Luis Coll, ofm
Misionero en Contamana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *