Visita a las misiones del Ucayali

Pasada la fiesta de San Francisco, programamos la visita a las misiones del Ucayali. Aunque sean pocos días, es una visita importante. Las dificultades para encontrarnos todos son casi insuperables, por ello valoramos y nos esforzamos para estar presentes en la Asamblea Vicarial que celebramos cada año a comienzos del mes de marzo; pero también esta visita que, como obispo del Vicariato, realizo encontrándome con todos los misioneros y con muchas comunidades, es una ocasión para seguir viviendo la comunión.

El día 6 de octubre, eran las 5’25, partimos de Requena. El día se presentaba nublado, húmedo, fresco. Tal vez nos acompañaría la lluvia en algún tramo del viaje; nuestro propósito era visitar varias comunidades y llegar a primera hora de la tarde a Juancito.

Bretaña

La primera parada fue en Bretaña. El río se encuentra muy bajo, las playas y arenales que se han formado son muy extensos, la navegación en muchos tramos se hace difícil y exige aumentar las precauciones, buscar las partes navegables del río. Desembarqué en el puerto cercano a la Compañía; hace unos años una empresa petrolera (“Gran Tierra”) se estableció en Bretaña, iniciando las perforaciones; parecía que se cumplirían las expectativas, aunque para muchos con los peligros que estas empresas pueden generar en la naturaleza (contaminación, derrames, procesos de inmigración, cambios en la forma de vivir), pero de repente todo se paralizó (debido a la crisis, dijeron) y la Compañía dejó el lugar, manteniendo solo algunos vigilantes y técnicos; esperando que las necesidades del mercado hicieran rentable seguir la explotación.

En la escuela inicial de Tierra Blanca. Más fotos

En este puerto desembarqué. Allí me encontré a un profesor joven de Requena, que me esperaba y me llevó en su moto a la Parroquia. En el mismo templo me encontré con los animadores y otras personas, con quienes hablé y acordamos la fecha de la próxima visita, que será el 7 de diciembre, la víspera de la Fiesta Patronal, la Inmaculada. Visité también el Colegio de Secundaria, comprobando las mejoras que el Ministerio ha realizado en la Institución (unas aulas prefabricadas y otras mejoras materiales y técnicas, como el internet). Después me dirigí al otro puerto, mucho más arriba, donde normalmente llegamos; ahora hay una inmensa playa, que está ayudando a los moradores de Bretaña a acumular (juntar) arena para una obra que se realizará próximamente, según dicen, con el fin de proteger el pueblo de las inundaciones; muchos en el pueblo trabajan llevando la arena a los lugares próximos a la obra; así ganan un poco plata para seguir viviendo.

Huacrachiro

Y nos pusimos en marcha hacia Huacrachiro. Un pueblo que en pocos años ha sufrido los continuos embates del río, debiendo desplazarse hasta a cinco lugares diferentes buscando una ubicación segura, que hasta ahora no se encuentra. Como solemos hacer al llegar a los pueblos, buscamos la casa del animador y la Institución educativa, El director es un conocido de hace muchos años. Hacia él nos dirigimos, pues la animadora no se encuentra en el pueblo. Pudimos ver algunas mejoras conseguidas, no muchas, debido a los cambios frecuentes. La escuela es de madera y no dispone de buenas condiciones; pero así es como los profesores deben esforzarse para que los alumnos aprendan. Pudimos coordinar algunas acciones para el futuro. Lo más inmediato que, al regresar hacia Requena, tendremos una celebración del sacramento del Bautismo.

Puinahua

Nuevamente al río y a continuar el viaje. Conversamos con el hermano Ricardo anunciándole que, probablemente, hacia las 2’30 o las 3 de la tarde llegaríamos a Juancito. No sabíamos lo que nos esperaba. Llegamos hacia las 13 horas a la población de Victoria. Un pueblo grande, en el distrito del Maquía, pero uno de los más importantes del río Puinahua. Busqué la Institución educativa. Nos habían informado que era una construcción nueva, situada en otro lugar. Lejos, en el otro extremo del pueblo. El calor era fuerte. De repente se me acercó un señor y me preguntó si me dirigía al Colegio. Se ofreció a llevarme en su moto. Cuando me pregunté su nombre y quién era, me respondió que era el profesor Valerio Torres y que era el Director. No lo había reconocido hasta entonces. Pudimos ver la nueva infraestructura, verdaderamente extraordinaria, grande; conversamos de varios asuntos que nos interesan de la formación. Y acordamos encontrarnos al regreso para seguir hablando de alguna situación que nos preocupa.

En medio del río

Nos dispusimos a la última etapa del viaje. ¿Cuándo llegaremos a Juancito? Tal vez en dos horas. Poco intuíamos lo que nos esperaba. El motor no funcionaba muy bien. Cada cierto tiempo había que limpiar la hélice o el conducto de la gasolina. Pero llegó un momento en que todo se paró; al medio del río, con un calor sofocante. ¿Qué podíamos esperar? Tal vez una lancha que nos remolcara, un peque-peque que nos llevara a algún poblado desde el que pudiéramos comunicarnos. Pero, nada. “Oh, la selva”. Recordé el escrito de José Antonio García. La selva es así de imprevisible, sorprendente, misteriosa. Sin poder hacer nada, en medio de la corriente. Si al menos fuéramos a favor de la corriente, decía Romel (Romel es el piloto de la motonave Granada y de el pequeño “rápido” del Vicariato).

En esta situación no queda más que esperar, y no desesperar. Poco te invita a lo idílico. Los mosquitos (zancudos), los tábanos (moscos) y otros animalitos no te permiten olvidar dónde te encuentras. Esperar, aunque tampoco se sabe bien qué, porque por allí y ya en todo el trayecto que pudimos realizar, no vimos más que dos pequeñas canoas, una surcando y otra bajando.

Romel probó lo indecible y, al fin, pudo poner en marcha el motor. Avanzábamos a paso de motelo (tortuga terrestre). Pronto llegaremos a Puerto Enrique, o a Sal Raúl… Pero casi no sabíamos dónde nos encontrábamos. Sí que eran casi las 5 de la tarde y que el motor no avanzaba casi nada. Ejercicio de paciencia. Iba oscureciendo. Las preguntas seguían: ¿dónde estamos?, ¿cuánto nos falta? No acertamos con la respuesta. Y oscurecía. Ni la luna llena vimos aparecer; parecía estar escondida.

Un viaje por el río en estas condiciones, por la noche, es una buena experiencia. Gracias a Dios, llegamos a Juancito. Eran más de las 10 de la noche. Pronto, después de saludar a Ricardo, a descansar.

Sábado día 7. Juancito

Todo el día en Juancito. Después de algunas preocupaciones por el motor y de intentar alguna solución, quedé con el hermano Ricardo en acudir a la Institución educativa en la que imparte Educación religiosa, para participar en la inauguración de una Galería del arte, iniciativa del profesor de esta área y llevada a su realización con la colaboración de muchos de los estudiantes. Después de saludar al director y a algunos profesores, pasamos al acto de la inauguración, con todos los alumnos sentados en las graderías de la cancha deportiva; palabras de bienvenida, de sentido de la exposición; palabras de agradecimiento y bendición de la obra artística. Todos pudimos comprobar las dotes artísticas de los alumnos, sobre en pintura y en modelar figuras de frutas de esta tierra, elaboradas con elementos (papel, sobre todo) reciclados. Muy hermoso. Ojalá que este arte, como se dijo, contribuya a buscar la belleza, a cuidar la naturaleza, a cultivarse personalmente.

Al terminar, comprobamos el funcionamiento del motor, Con el asesoramiento de un mecánico, todo se pudo solucionar, al menos momentáneamente. Gracias a las buenas personas.

Bolivar

Para la tarde, acordamos viajar a Bolívar. Después del almuerzo se desató una lluvia intensa, que no malogró nuestra decisión de visitar el pueblo. No fue fácil. De camino hacia el pueblo, vimos una playa inmensa que tuvimos que rodear para llegar a la orilla-puerto del camino hacia Bolívar. Subir aquella pendiente, con el barro tan resbaladizo, requería esfuerzo y atención. Pero lo conseguimos. Llegamos al pueblo y muy pronto se reunió un grupo de gente, en la capilla. ¡Qué pronto te ven! Pudimos comprobar el esfuerzo de la gente para terminar la capilla. ¡Falta poco! ¡Queremos terminarla antes de que acabe el año! Descansamos un poco mientras hablamos de la vida de la gente, de sus esfuerzos por sobrevivir. Tienen una grande y rica cocha; también sembríos y plantaciones. Pero, como siempre, no es fácil comercializar, sacar al mercado, los productos cosechan. El animador y otras personas nos acompañaron hasta la orilla donde nos esperaba Romel en el deslizador. Regreso a Juancito. Al atardecer celebré la Eucaristía con aquella comunidad.

Día 8, domingo. 13 de Enero

Después de la Eucaristía, nos trasladamos a los caseríos cercanos de 13 de Enero y Nuevo Berlín. El primero de ellos es una población shipiba y cuenta con apenas una docena de vecinos, la mayoría de ellos son miembros de una misma familia y muy jóvenes; las dos niñas mayores estudian en la Institución de Juancito y se trasladan diariamente en una canoa que manejan ellas mismas. Hay una escuela bilingüe; casi todos los alumnos son hermanos. Hablamos con la mamá de esta familia, la única persona adulta que encontramos, además de un señor que estaba instando cables de luz; esta mujer nos pudo contar algunas cosas que había oído a sus mayores. Recorrimos el espacio del pueblo, pero no encontramos a más personas.

Nuevo Berlín

Visitamos el otro pueblo, Nuevo Berlín. La noche anterior fue el colofón de sus fiestas patronales. Habían acudido equipos de fútbol de varios pueblos (como Obrero, Juancito…). Cuando nosotros llegamos encontramos poca gente; más niños que adultos. Era el final de la fiesta. Día de descanso. Pronto regresamos a Juancito.

Por la tarde, sobre todo paseo, visita a la Institución educativa y prepararnos para sufrir la noche. Gran sufrimiento, no poder dormir nada a causa de la discoteca que algunos profesores han montado en este pueblo; de esos que, dicen, llevan cultura y progreso a los pueblos (será incultura y mala educación). Comprobar una vez más el nefasto testimonio de muchos profesionales de la educación y el conformismo silencioso de la gente. Porque lo cierto es que, en toda la noche, no pudimos pegar ojo. Hasta la casa bailaba, me movía, se quejaba del mal gusto y de la incomodidad de aguantar este retroceso en la civilización.

Día 9, lunes. Tierra Blanca

A las 6 de la mañana iniciamos el viaje hacia Tierra Blanca. Llegamos a las 9. Tuvimos una buena travesía. ¡Cuántos pueblos han desaparecido o han retrocedido por el efecto del agua, buscando una mejor ubicación! Nuevo Delicia, Pucapanga, San Juan de Tierra Blanca…

En el puerto, la hermana Amanda y un motocarrista esperando. Encuentro con los hermanos. Wilfredo un poco resfriado. Por la tarde visito al director de Secundaria. Ha sido un día de encuentros con muchas personas y familias.

El martes, después de ir al puerto muy temprano, hablé con Wilfredo sobre la situación de la Parroquia y otras cuestiones que nos ayudan a ver el presente y futuro de esta Parroquia. Hoy la celebración ha sido a las 6 de la mañana (por la noche era el partido decisivo de Perú con Colombia). La directora del Inicial nos invitó, a Wilfredo y a mí, a visitarles; nos  prepararon una bonita recepción y conversamos sobre las necesidades de esa institución. También visitamos la Institución Primaria.

Por la tarde encuentro con los jóvenes de quinto, conversación con las hermanas Guadalupe y Amanda. Comienza el partido de fútbol y yo me fui a caminar casi casi, hasta la mitad de la carretera hasta San Juan de Tierra Blanca.

Día 11, miércoles.

Desde la madrugada, lluvia muy intensa y fuerte, con gran aparato eléctrico. Ha habido energía eléctrica hasta las 3’30, y eso que Perú solo ha logrado el empate con Colombia. La lluvia ha sido constante hasta la 10’30. Los alumnos no han aparecido en el Colegio por lo que mis encuentros con ellos han sido suspendidos.

Aprovecho para hacer un trabajito recogiendo los nombres de los religiosos que aparecen en los Libros de Bautismo. He hecho solo hasta el libro 10. Es interesante conocer la historia de este pueblo y los hermanos que han dejado parte de sus vidas aquí. Así, como curiosidad, este ha sido el resultado (desde el 22 de septiembre de 1957 hasta el 7 de diciembre de 1980):

Juan Santamaría 1
Manuel Gastelu Urrutia 1
Efrén Mansilla 2
Julio Ojeda 2
Sor Dolores Pilas 17
Luis Valeriano Arroyo 20
Valentín Uriarte 34
Francisco Peñuela 62
José María Larrauri 68
Lorenzo Quintano 90
Leonardo Estalayo 94
Santiago Rincón 106
Juan Antonio Herrera 112
Policarpo Garrido 287
Joaquín Monasterio 332
Jesús Carrero 489
Manuel Arnáiz 524
Odorico Sáiz 573
Luis María Zamora 621
Juan Luis Otín 700
José Antonio García 885
Ángel Arellano 1.010
Vicente Palacios 1.228
José María Valls 2.018
Jesús Martínez 4.308
TOTAL 13.584

Gracias, hermanos, por vuestra misión, por vuestra siembra y paciencia, vuestro sacrificio y vida entregada.

Continuamos conversando sobre la parroquia, las actividades pastorales, educativas… Después del almuerzo y de descansar un poco, a las 14 horas continuemos el viaje hacia Orellana, a donde llegamos un poco antes de las 17 h. Gracias a vosotros, hermanos: Wilfredo, Amanda, Guadalupe e Inés.

Orellana

Ya en Orellana, los saludos a las hermanas y… a preparar la casa… a las 19 horas, el rosario y la misa. Cena con Romel y a descansar.

Desde la misma llegada, me llama la atención todas las mejoras, obras, maquinaria. No cabe duda de que se han producido muchos cambios y que están realizando muchas obras. Como tendré ocasión de ver, varias Instituciones Educativas son nuevas, con instalaciones amplias, modernas. También en el mismo pueblo, muchas calles se están renovando, hay energía eléctrica casi todo el día…. Muchas obras en el pueblo en calles, y colegios.

Día 12, jueves. Orellana

Fiesta de la Virgen del Pilar. No obstante la distancia y los pocos medios de comunicación, desde aquí también se siguen los acontecimientos que se están viviendo en España. ¿Qué está pasando? ¿Por qué se quieren separar?

Paseo, busco encontrar alguna forma para conectarme en el correo… Preparamos el encuentro: Horario, temas, participantes…

Por la tarde, la espera de los animadores

Después de la misa, tiene lugar el primer encuentro. Son pocos, ha habido dificultades para las movilidades. Pero empezamos

Día 13, viernes. Orellana

A primera hora, participo, invitado por el Director y los profesores de Religión, en la Institución Educativa Cavero Egúsquiza en una oración y bendición de los nuevos locales.

Es una de las Instituciones que ha sido totalmente remodelada o renovada. Dispone de muchas comodidades y medios para ofrecer una buena educación. Están preparando las Bodas de Oro del Colegio, cuyo promotor principal fue nuestro hermano José Ramón Palací Garrido.

Este día y el sábado, lo principal fue el encuentro de animadores de los caseríos. Poco a poco se fueron reuniendo un buen grupo. Con ellos trabajamos varios temas: el Proyecto Pastoral del Vicariato, la Biblia, la Familia (Amoris Laetitia), el Año Litúrgico; sin dejar de lado los ensayos de cantos y las dinámicas. Fue un bonito y fructífero encuentro. En la evaluación pusieron de manifiesto su agrado y gratitud. Acordamos tener dos encuentros anuales.

ANIMADORES DE ORELLANA y pueblos en el que sirven participantes en el encuentro:

Blanca Anabel Becerra Mayora (El Salvador)
María Erfilia Tananta Cueva  (El Salvador)
Pevit Sangama Portocarrero  (El Salvador)
Edwin Vásquez Villacorta  (Pampa Hermosa)
Mauro Mozombite Rodríguez (Florencia)
Arístides Guevara Pezo “Mayushin” (Pampa Hermosa)
Mauro Caimata Chávez (Seturia)
Eduardo Caimata Saavedra (Seturia)
Jamil Edu Caimata Pacaya (Seturia)
Arístides Echevarría Meneses (Orellana (BA))
Wilder Caimata Ahuanari (Orellana (BA))
Jony Jenrry Mori Portocarrero “Banchero” (Inahuaya)
Lindolfo Yumbato Moreno (Dos Hermanos)
Briner Cristina Caballero Yuimbato (Dos Hermanos)
Segifredo Shupingahua Sinarahua (Orellana (BA))
Eber García Inuma (Isla Baños)
Wagner Nunta Huanio (Ipuano)
Donato Alberto Tapullina Tuanama (El Dorado)
Julio Vicente Pereyra Tuanama (Orellana)

En la Eucaristía de la noche, celebramos el Sacramento de la Confirmación de estos jóvenes:

José Andrés Bardales Mozombite
Nixi Iveth Sandoval Castillo
Jaqueline Margarita Violeta Valles Rojas
Branks Brandy Monteluiz Inuma
Mayli Michelle Panaifo Sánchez
Adriana del Rocío Asenjo Quevedo
Dali Rubí Novillo Rosillo
Josías Abraham Vela Sánchez

Gracias a toda la comunidad. Especialmente a los catequistas y a las hermanas Franciscanas Misioneras de la Natividad (Victorina, Inés y Gloria).

El viernes por la tarde, en el rápido, llegó a Orellana nuestro hermano Enrique Iglesia, que atenderá esta parroquia durante unas semanas. Gracias, también a ti, Enrique, por estos meses de presencia y de ayuda, especialmente en Flor de Punga y, ahora, en Orellana.

La noche, casi todas las horas, fue de lluvia, con una tormenta muy fuerte de viento y rayos.

El domingo, día 15, antes de las 7 de la mañana iniciamos el viaje hacia Contamana, pero visitando antes el pueblo de Inahuaya. Acompañados de la lluvia todo el viaje. Seguiremos.

Fr. Juan Oliver Climent, ofm
Obispo del Vicariato