Triduo Pascual en Contamana

Un sueño que se va haciendo realidad

Iniciamos el Triduo Pascual con todo el empeño, ganas y preparación que nuestra fiesta principal requiere. Toda la comunidad parroquial se reúne para preparar con todo detalle las catequesis y celebraciones de estos días.

Iniciamos el Triduo Pascual con las catequesis, de 9 a 10 de la mañana, reflexionando, compartiendo y orando “el sentido del día”; esto se viene haciendo tres años más, y… ¡se nota!, la comunidad asiste con deseos de vivir con mayor profundidad los días santos, de afianzarse en la, de ir creciendo como comunidad cristiana; no son todos los que participan, pero los que asisten… ¡qué belleza!.

Jueves santo, estuvo a cargo del Catequista y animador en la fe, Darwin Cárdenas, con el canto “Jesús camino y compañero” nos fue metiendo en el tema, y es la oración la que nos introduce de lleno en el sentido del día.

Es la disponibilidad de Jesús y su confianza en el Padre “… que se haga tu voluntad y no la mía”;  y el amor, el servicio y la entrega, “No he venido a ser servido,  sino a servir”, lo que un año más, de una manera nueva,  nos interpela y nos sorprende. ¡Así es Jesús cuando le abrimos nuestro corazón!

La cena del Señor:

Con el sensible y sencillo acto del lavatorio de los pies, a unos niños, jóvenes, matrimonio, anciano y una silla vacía, (los que falta)… representación de la comunidad; fueron los ancianos con sus gestos, su postura, sus lágrimas… los que nos mostraron cuán grande es su fe, ¡nos siguen enseñando, los seguimos necesitando.! Una vez más admiramos y damos gracias por el misterio de la Eucaristía. Pedimos por nuestros sacerdotes, que sean muchos y santos los que el Señor regale a nuestra Iglesia.

Más fotos

Hora santa:

Con el Lema: Misericordia les doy, misericordia les pido

La comunidad se pone en oración, ante el monumento, profundizando, haciendo oración con algunos textos:

misericordia les doy,  misericordia de Jesús,” es el leproso, el paralitico, la mujer pecadora los que nos llevaron a descubrir nuestros resentimientos, indiferencias, parálisis, bloqueos, reconocer nuestras faltas de saber perdonar…

misericordia les pido, nuestra misericordia…” el Evangelio habla por sí solo de lo que debemos hacer: “denles ustedes de comer”, “amen a sus enemigos”, lo que hicieron con uno de mis pequeños, a mí me lo hicieron”…

Terminamos dando gracias al Señor por su sacerdocio, ofrenda y entrega… por ese pan partido en la mesa de la última cena… por la Madre que al pie de la cruz nos dejaste.

Viernes santo, fue la Hna. Isabel Hervás, (HDC), quien fue la intermediadora del momento. Con el canto, hecho oración, “Señor Jesús, mi fuerza y mi fracaso ere tú…”nos lleva a ponernos al lado de Jesús sufriente, desfigurado,  a mirar al que traspasaron.

Con el signo de la cruz y crucificado en la mano, nos invita a contemplarlo, a mirarlo… y que por sí solo nos hable, nos seduzca. La cruz debe ser un lugar de cita de Dios con el hombre y del hombre con Dios; cuando el hombre quiera saber algo de Dios, le bastará con mirar la cruz y leerá el amor hasta los extremos que Dios le tiene.

Nos hace cuestionarnos si nuestras cruces las llevamos al estilo de Jesús.

Sábado santo, último día catequesis con la Hna. Yolanda García, (HDC)

“En Él solo la esperanza, en el todo el corazón, en Cristo solo nuestra vida…” nos introduce en el sentido del día, es el silencio, la reflexión, la contemplación lo que nos tiene que llevar a configurar en nuestras vidas la mismo Jesús.

En este día, nuestro referente nuestra guía, es María, nos invita a la espera junto a ella, la que se mantuvo firme y expectante, la mujer creyente será quien nos conduzca en el desierto del día de hoy. Sentido y conmovedor el momento de oración en comunidad y junto a María. Nos prepara para seguir en ese ambiente de silencio y oración durante el día como preparación de la GRAN NOCHE.

Cada día concluye el Hno. José Luis, quien con su carisma,  con su convencimiento de que la Liturgia debe ser siempre viva, y con su celo por hacer comunidades vivas…, nos refresca el sentido y significado de cada uno de los momentos de las celebraciones que nos lleva a descubrir la riqueza, la profundidad de cada día, de momento. GRACIAS Hno. José Luis, por aire fresco, nuevo, renovado que nos ayuda a fundamentar nuestra fe cristiana en la vivencia comunitaria.

Las celebraciones de cada día, con toda la unción que les caracteriza y con los deseos de quien tiene sed VIDA y está dispuesto a pasar por el proceso que lleva a la resurrección.

Celebración de la Pasión del Señor:

Marca nuestra celebración la proclamación de la pasión, los lectores las respuestas del pueblo…, realmente nos hicieron revivir aquel momento.

No menos conmovedor y sobrecogedor fue el momento de adoración a la cruz, la comunidad cristiana expresa sus sentimientos; al contemplar y besar la cruz es el signo de nuestra respuesta de amor al Amor que dio su vida por nosotros. Esa respuesta masiva de la comunidad cristiana es una muestra de agradecimiento al mismo Dios. El acompañar en la procesión, en silencio, al sepulcro y a la imagen de Virgen dolorosa y teniendo como reflexión y oración las obras de misericordia, nos sumieron en un tomar conciencia que se nos está pidiendo a gritos: “SED MISERICODIOSOS COMO NUESTRO PADRE”. En tantísima gente hicimos el recorrido… ¿habrá más misericordia en Contamana para tantos enfermos, ancianos, madres de familia, presos injustamente, jóvenes desorientados…?  LLEGAMOS AL CULMEN DE ESTOS DÍAS SANTOS

Sigue el empeño, la ilusión, la entrega de la pequeña comunidad cristiana. Todo se prepara para esta gran noche.

 Vigilia pascual

Toda en si bella, hermosa, profunda, sentida… como para meternos de lleno en el acontecimiento de la noche, ¡LA RESURRECCIÓN DE JESUS!

Señalo como eco y compromiso que en general nos quedó:

¡Corramos, corramos a anunciarlo…!

No fue menos el impacto del pregón Pascual:

“Que se haga luz hasta los confines de la tierra y la alegría desborde en el corazón de todos nosotros porque el Padre ha resucitado a Jesucristo, su hijo amado”.

Hna. Isabel Hervás D.C.