Visita a poblados. Requena

Por diversas razones, hacía tiempo que no salíamos a los caseríos. Incluso el factor climático resulta en ocasiones un impedimento. ¿Sería también ahora la causa de no salir? Llevamos varios días de mucha inestabilidad: aires fuertes, tormentas y lluvias impetuosas.

Pero ahí estaba nuestro compromiso: llegar a Yarina para celebrar el bautismo de aquellos que lo habían solicitado. Con tiempo, un grupo de catequistas prepararon el viaje y las actividades. Aprovechando la motonave Granada, iríamos un grupo numeroso y llegaríamos hasta dos poblados: San Vicente y Yarina.

Todo tuvo lugar el pasado sábado, día 17 de octubre. Dejo a dos catequistas que presenten su relato de lo vivido.

Mas fotos

En el caserío de San Vicente

Gracias a la solicitud de los pobladores de la comunidad de Yarina, hemos podido retomar la visita y catequesis a los pueblos, participando catequistas, profesores y padres de familia.

Teniendo ya elaborado un método de trabajo, un grupo acompañó a nuestro Obispo a la celebración del bautismo en Yarina y otro grupo se quedó en un pueblito llamado San Vicente, situado en las riberas del río Tapiche, a unos 30 minutos (en la Granada) de la ciudad de Requena.

San Vicente es un pueblo pequeño conformado por unas 40 familias que se dedican a la agricultura y a la extracción de madera. Estas familias quedan prácticamente a responsabilidad de la madre ya que los padres se encuentran mayormente en el trabajo de la madera; son las madres las que realizan las labores de la pesca, del cultivo de las chacras y el cuidado de los hijos.

Es un pueblo con gran población de niños entre 1 y 11 años. Cuenta con instituciones educativas de nivel inicial y primario.

Gran parte de los pobladores pertenecen a grupos religiosos, sectas. Es una pena que no haya animadores cristianos católicos encargados de transmitir el Evangelio y orientar al pueblo en su fe. La capillita se encuentra en un total descuido al no contar con un responsable de mantenerla en buenas condiciones para realizar la Celebración de la Palabra y otras actividades, como la catequesis.

Cumpliendo con el objetivo y finalidad de nuestra visita, nos conducimos a los hogares para invitar a los niños y a las madres de familia para compartir un momento de encuentro y catequesis, actividad que se llevó a cabo en uno de los salones del colegio.

A la invitación acudieron gran cantidad de niños y algunas mamás. El tema que tratamos fue el del Bautismo, y hubo mucha participación por parte de los niños, en los cantos, dinámicas, lecturas…, en todo el trabajo programado. Pudimos observar la alegría y el entusiasmo de los niños al participar con sus ideas y sus trabajos.

Después de la explicación del tema realizado por los catequistas, apoyados en una lámina que nos representa la celebración del Bautismo, los niños formaron grupos y dibujaron y pintaron elementos y seres que manifestaba la lámina. Luego cada grupo mostró su dibujo, comentando lo que dibujaron y la misión que cumple en el Bautismo.

Al preguntarles si son bautizados, sólo uno de ellos respondió que sí estaba bautizado. Tristemente los otros niños todavía no han tenido la gracia de recibir este sacramento.

Finalmente, después de la catequesis, realizamos un compartir (unas galletitas, caramelos y refresco) con todos los niños y madres que participaron.

Fue una experiencia maravillosa poder estar unos momentos muy lindos con estos niños. Que el Señor bendiga a estos niños y a sus familias, les ayude a ser hombres y mujeres de bien. Y que a nosotros nos siga ayudando a compartir su Palabra; a nuestro Obispo le conceda la fortaleza de conducirnos en el servicio a la Iglesia y, sobre todo, le ayude en esta gran misión de evangelizar.

Prof. Mercedes Silva Villacorta

En el caserío de Yarina

El día 17 de octubre, nos dirigimos en la motonave Granada un gran grupo de personas, entre niños, adolescentes y adultos, a dos comunidades cercanas a la ciudad de Requena, que son San Vicente y Yarina que se encuentran al orillas de rio Tapiche, partimos a las 7: 05 a. m. Para el desarrollo de la visita, días antes se formaron grupos para cada comunidad, con la finalidad de realizar las siguientes actividades:

En la comunidad de San Vicente, el grupo lo conformaron: Mercedes, Haroldo y familia, Manuel, Mirtha, Hna. Joyce (Hna. De la congregación de las FMM). Realizaron una catequesis con las personas adultas y niños que habitan en dicho lugar; llevaron caramelos y refresco para un pequeño compartir. Seguro que la pasaron genial.

En la comunidad de Yarina, el grupo lo conformaron: Hno. Juan, hna. Magda Arana (Misionera Franciscana de María), Gessica y familia, Tatiana, Isabel, Raquel, Dolores, Jerry, Karina y otros pequeños que acompañaron a sus padres. En este lugar, se tenía que celebrar un acontecimiento muy importante que fue el bautismo de muchos niños y también de algún adulto. Llegamos a la comunidad a las 8:30 am, tuvimos un caluroso recibimiento, nos dirigimos al lugar donde se celebraría dicho acontecimiento, ya en el lugar las señoras de la comunidad empezaron a cantar y así nos recibieron. Luego Hno. Juan se dirigió a ellos agradeció el recibimiento y dio indicaciones de cómo se realizaría el bautismo. Un grupo de compañeros nos dirigimos al patio con los niños que estaban en el lugar, para realizar dinámicas, cantos y explicarles sobre el bautismo que recibirán los niños, al principio los niños estaban muy tímidos pero poco a poco se fueron soltando y participaron. Y también compartimos caramelos y refresco.

Los demás compañeros apoyaron en ordenar todo para el bautismo y la eucaristía, para que todo quedara listo, se ensayaron los cantos.

Ya en la celebración del bautismo, todos participamos y se desarrolló como se esperaba. Al término de toda la visita nos despedimos de todos de la comunidad y nos dirigimos a la motonave. Nos encaminamos de regreso ya para Requena, pero antes teníamos que recoger al primer grupo de San Vicente, y aprovechamos la oportunidad de visitar y conocer la comunidad. Quedando entre todos volver y arreglar un poco la capilla que se encuentra allí.

La experiencia de este viaje fue muy gratificante y fortalecedor, porque nos permitió conocernos mucho más entre nosotros, y conocer personas que necesitan de nosotros. Hicimos cantos, dinámicas y risas, aun mas fortalecidos con la gracia de Dios quien nos regaló un día hermoso de viaje, y agradecer por la invitación y creo que todos los que acompañamos estamos muy felices de apoyar al Hno. Juan y al Vicariato de Requena.

Al regresar a Requena, después de visitar todos San Vicente, darnos cuenta del estado ruinoso de la Capilla, nos comprometimos reconstruir. Algunos cantaban: La Iglesia se está cayendo… Así habló a Francisco el Señor en la Iglesia de San Damián.

Para la noche nos quedaba la procesión con la imagen del Señor de los Milagros.

Será para otra ocasión.

Prof. Isabel Pintado Silvano