Continuación de la fiesta de San Francisco en Contamana

El sábado, día 3 de octubre. Celebración del Tránsito de San Francisco.

Participaron en el Transito bastantes gente y, entre ellas jóvenes de la universidad. Fue una celebración sobria y sencilla, recordando la liturgia que Francisco rodeó a la llegada de la hermana muerte. Dos niños, con voz cálida y fresca, hicieron un sentido diálogo entre León y Francisco.

León decía que le dolía la partida de Francisco porque era para él un amigo, un confidente, un hermano para todo; Francisco le dijo que le quería, pero que ya había completado su carrera y le pedía a él y sus hermanos que continuaran la misión que el Señor les había inspirado. León terminaba haciendo una oración al Buen Pastor y se lo entregaba en sus manos… Se hizo silencio y escuchamos la música de un violín que nos hizo entrar en oración profunda.

Velada en la plaza para el pueblo

La imagen de Francisco fue trasladada a la plaza para ser velada por el pueblo. La gente más adulta con gracia y devoción danzaba frente a San Francisco, le saludaba, daban vueltas al ritmo de la música, levantaban los pañuelos que llevan en sus manos.

Mucha gente seguía con admiración la danza. Los hermanos de la Hermandad de San Francisco repartía la Chicha, los bocaditos, el café con leche y su pan. A media noche la imagen regresó a la Iglesia acompañada por la hermandad y otros fieles devotos.

El día 4 de octubre, Fiesta de San Francisco de Asís. Misa solemne en honor de San Francisco

Acudieron las autoridades de la ciudad, también el Fiscal y la Jueza, la Policía nacional y el Teniente de Marina de Guerra, los hermanos de la hermandad de San Francisco, la comunidad educativa del Cebe San Francisco, miembros de los distintos grupos de la parroquia, el coro y fieles de la parroquia, así como los adultos que se habían preparado para hacer la primera comunión.

La Eucaristía fue muy participativa. Al finalizar la misa se bendijeron los “panes de San Francisco” que fueron repartidos.

Bendición de las mascotas

Niños y adultos acudieron para la bendición de sus mascotas: pericos, loritos, conejos, pollitos, perros, gatos, tortugas… Fue un momento bonito para resaltar nuestra actitud ante los animales como parte de la creación, cantada por Francisco y alabando al Señor por toda criatura.

Procesión por las calles de Contamana

Contamana rinde homenaje a su Santo Patrón, San Francisco de Asís. Muy tempranamente las instituciones públicas y educativas realizan unas hermosas alfombras alusivas a San Francisco, un gran trabajo artesanal, lleno de colorido y resaltando la persona de San Francisco. La fuerte lluvia hizo que se interrumpieran los trabajos, otros que ya habían hecho la alfombra tuvieron que buscar plásticos para taparlas. Dejó de llover una hora antes de la procesión, así que se pusieron a terminar sus alfombras.

La imagen de San Francisco salió de la parroquia acompañada por algunos alumnos de tres instituciones educativas, miembros de la hermandad y fieles. En cada institución paramos la imagen y un representante de la institución dirige unas palabras de bienvenida a San Francisco y realiza una oración o expresa un deseo, así se va haciendo. Poco a poco, se van integrando los miembros de las distintas instituciones.

Cabe resaltar la bienvenida a Francisco en la cuna jardín Niño Jesús, niños y niñas de cuatro y cinco años, con la inocencia y la gracia de esta edad, nos representaron la vida del hermano Francisco.

Otro de los momentos emocionantes fue la parada frente a la casa de una mujer enferma de cáncer y otra ancianita postrada, ahí tuvimos un recuerdo entrañable para todas las personas enfermas y ancianos.

Al llegar a la puerta de la Iglesia se lazó al cielo fuegos artificiales, ya dentro de la Iglesia, repleta de gente se nos recordó que hemos caminado esta tarde con Francisco y que hemos de seguir caminando porque es un ejemplo de vida a seguir, con Francisco otro mundo es posible. Nos despedimos cantando a Francisco y dando gracias a Dios por haberlo escogido para mostrarnos caminos de sencillez, humildad, alegría, paz y bien.

Hay muchas más fotos.

Fr. José Luis Coll