Los ñañitos con San Francisco

EL domingo, 27 de setiembre, estaba programada las fiestas de los niños con San Francisco, hacia las tres de la tarde empezó a llover fuertemente, aún así nos arriesgamos para llevar a la plaza todos los regalos preparados para la fiesta. Los niños, a pesar de la lluvia, fueron llegando, no podíamos prender la música por seguridad. El cielo muy cubierto, la lluvia seguía, varios truenos nos asustaron. Decidimos trasladarnos al auditorio de la municipalidad. Los niños más grandes nos ayudaron a trasladar los regalos.

La música empezó y con ella la fiesta. La animadora Érica se presentó con sus atuendos de animadora, nos presentó a sus colaboradoras bailarinas, con gracia y belleza nos deleitaron a niños y grandes con sus danzas. Entre danza y danza, Érica hacía participar a los ñañitos y a los grandes con juegos y bailes.

3

Llegó el momento de centrarnos en nuestro patrón. Érica preguntó si sabían el motivo por el que esta tarde estábamos reunidos. Los niños respondieron que el motivo era que estaba cerca la fiesta de San Francisco. Invitó a salir para recitar una poesía o canto sobre San Francisco, uno de los niños salió a cantar “hazme instrumento de tu paz”.

La animadora hizo callar a todos, nos contó la historia de la creación. Niños representando al sol, a la luna, a las estrellas, al agua, al fuego, al árbol, a las flores y a la tierra formaron una bonita y armoniosa casa común. Un niño representando a Francisco, vestido con túnica marrón y cordón, salió llamando a cada criatura hermano o hermana.

4

La fiesta continuó, los ñañitos estaban contentos y felices; los padres y abuelos que les acompañaban también, vivimos un momento inolvidables donde reinaba la bondad, la alegría y la hermandad. Niños y grandes alzaban sus globos mostrando el gozo de lo bueno y saludable que es, ser felices y hacer felices a los demás.

Finalmente, los ñañitos recibieron su gaseosa y su bolsa con galletas, caramelos y otras golosinas. La fiesta acabó, pero todos, pequeños y grandes regresaron a sus casas con un corazón lleno de felicidad, porque las cosas más sencillas producen una gran satisfacción.


Fiestas de San Francisco en Contamana

26 sep 2015: Encuentro con adultos mayores y enfermos

El primer acto de las fiestas en honor de San Francisco ha sido el encuentro de adultos mayores y enfermos. Ha sido un bonito momento de encuentro y celebración. Los adultos mayores y enfermos acudieron puntualmente a la Iglesia. El grupo de la Hermandad de San Francisco los fue recibiendo y acompañando para acomodarlos en las bancas.

La celebración se inició pidiendo al Señor que nos purifique mediante la aspersión con agua bendecida, todos cantaban “hay que nacer del agua y del espíritu”.

12

Luego, le siguió una presentación de San Francisco. Un joven narró con cálida voz y gestos expresivos la vida de San Francisco poniendo énfasis al encuentro con el leproso y el beso que le cambió la forma de mirar y vivir su relación con los necesitados. Los adultos mayores siguieron esta representación con mucha atención e incluso en sus ojos se percibía gran emoción. Terminada la narración cantamos juntos: Rosas de sangre han florecido, reviven en tu cuerpo la pasión.

Llegó el momento en que algunos adultos mayores dirigieron su saludo a San Francisco, unos narraron acontecimientos de la vida de Francisco que les llamaban la atención, otros hablaron de las virtudes de Francisco y, todos pidieron que intercediera al Padre por todos ellos y para que en el mundo reine la paz.

Se proclamó el evangelio en el que Jesús imponía las manos a los enfermos y los sanaba, gesto que ayudó a entender que la unción es un sacramento de sanación, un sacramento que fortalece y nos regala la gracia del Señor para saber vivir cristianamente la debilidad.

Entramos el rito de la unción. Invocamos al Espíritu e impusimos las manos sobre los que iban a recibir la unción, seguidamente la unción a cada adulto mayor y enfermo. Las manos y el rostro de cada uno de ellos reflejaban lo que había sido su vida de lucha y de trabajo, de sufrimiento y de esperanza. Recibieron la unción con respeto y devoción, unos decían “gracias”, otros “amén”. Les pudimos ver contentos y agradecidos.

15

Rezamos juntos el Padrenuestro y nos dimos la paz unos a otros. Finalizó la celebración mirando y cantando a la Virgen María, Nuestra Señora de los Ángeles.

La hermandad obsequio a todos con una gaseosa, bizcochos y galletas. Se fueron despidiendo muy contentos por esta celebración en la que la “fortaleza del Señor es su fortaleza en la debilidad”.

En alabanza de Cristo. Amén.


Campaña de solidaridad COMPARTIR en Contamana

6 sep 15. Esta campaña de solidaridad compartir 2015 está organizada por la comisión social de la conferencia episcopal peruana, cada año con una mirada sobre rostros humanos que sufren las consecuencias de la injusta pobreza. Este año la mirada está puesta en la niñez abandonada, con nuestra ayuda podemos protegerlos. El cartel de la campaña recoge el tema y lo ilumina con una frase del evangelio: “Quien acoge a uno de estos niños en mi nombre, me acoge a mí” (Mc 9,37).

6

Grandes pancartas alusivas al tema abrieron la marcha.

La campaña se ha trabajado en los distintos grupos de la parroquia y en las instituciones educativas de secundaria, también la radio se ha hecho eco de esta campaña con la finalidad de que tomemos conciencia de la realidad que se vive frente a la niñez abandonada. En nuestro entorno podremos encontrar niños abandonados por sus padres, niños que no van al jardín, ni a la escuela, niños que sufren desnutrición y anemia, adolescentes con embarazo precoz, maltrato infantil... Nos queda mucho por hacer a favor de los niños, por luchar para proteger a los niños y procurarles una vida feliz.
En día sábado, 5 de setiembre, hemos tenido dos actividades muy importantes.

La primera, una jornada de jóvenes para estar juntos y tomar conciencia de esta realidad, sentir al niño que llevamos dentro, dejarnos iluminar por la Palabra que nos habla de como Dios está con los niños, no los abandona y nos pide acogerles porque quien acoge a un niño está acogiendo al mismo Jesucristo. Han asistido unos cincuenta jóvenes. Los catequistas prepararon con esmero cada momento de la jornada, cada uno sabía cómo motivar, qué dinámica hacer y con qué finalidad. La mañana fue larga e intensa, se supo ir combinando la dinámica con las reflexiones. Los jóvenes elaboraron un collage sobre rostros de niños en abandono, representaron socio dramas sobre situaciones reales de niños descuidados, maltratados y explotados. Finalizamos la mañana con la celebración de la Palabra, momento fuerte para interiorizar todo lo vivido y comentado; momento bonito fue el abrazar a nuestro niño interior y abrazar al niño que lleva el hermano que tengo cerca; los rostros cambiaron, sentimos la fuerza que nos brinda el respeto, el tratarnos bien y tratar bien a los demás, porque Dios nos quiere felices. Después del almuerzo, hicimos algunas dinámicas de entretenimiento y elaboramos las pancartas para la marcha.

6

La segunda actividad fue la marcha a favor de los niños. Eran las tres de la tarde, nos visitó una fuerte y prolongada lluvia. La gente iba llegando a pesar de la intensa lluvia. Niños y niñas de la catequesis, jóvenes de las distintas instituciones educativas, adultos en la fe y de los grupos parroquiales, el coro y los jóvenes que participaron en la jornada, las mujeres de los talleres de luz y esperanza, los niños y jóvenes del taller de computación, todos unidos para salir por las calles de nuestra ciudad.  Esperamos un tiempo, la lluvia cesó y formamos la marcha en favor de los derechos de los niños abandonados.

Niños, jóvenes y adultos unidos en un mismo objetivo: ser la voz de los niños abandonados que no tienen voz, caminar con la esperanza de trabajar por una niñez más digna y feliz,  alzar nuestras voces para hacernos escuchar.

Acompañaban en la marcha sugerentes pancartas que portaban los participantes. Palabras que hablan de un no rotundo y fuerte al maltrato infantil, a la explotación de niños, a la desnutrición y al abandono de los niños. Frases alentando al cuidado y protección de los niños porque ellos son “la esperanza de nuestro pueblo”. Una marcha larga. La gente salía de las casas para ver pasar la marcha, muchos se solidarizaban al ver los carteles y oír los gritos a favor de los niños. A nuestro paso no faltaban los niños que curiosos miraban, al escuchar frases como “queremos niños felices”, se sonreían y con sus manitas nos saludaban.

Grandes pancartas alusivas al tema abrieron la marcha, y le seguía un grupito de niños que representan lo que vemos en nuestra ciudad: niños vendiendo periódicos, curigis, chucherías, acarreando el pescado o leña… Tras ellos, jóvenes portando banderolas a todo color, seguidos de niños, jóvenes, adultos y adultos mayores. No podía faltar la banda de música que daba alegría a la marcha, ni los gritos a favor de los derechos fundamentales de la niñez.

Terminó la marcha en las puertas de nuestro centro de educación especial San Francisco, una vez allí, dimos las gracias a todos los participantes, uniendo nuestras voces con esta canción: Que canten los niños, que alcen la voz, que hagan al mudo escuchar, que unan sus voces y lleguen al sol en ellos está la verdad Que canten los niños, que viven en paz, y aquellos que sufren dolor, que canten por esos que no cantarán porque han apagado su voz.

Campañas como esta de solidaridad, nos ayudan a tomar conciencia de lo que pasa en el mundo y a nuestro alrededor, nos ayudan a reflexionar y promover conductas sociales orientadas en un correcto desarrollo de los más pequeños, de los niños, sabiendo que “quien acoge a un niño, acoge al mismo Jesucristo”.