Viaje al caserío de San Carlos

30 de agosto de 2015. El Caserío de San Carlos celebra a Santa Rosa de Lima, con este motivo ha organizado distintas actividades, entre ella la celebración del bautismo. El día 27 de agosto con el rápido viajamos al Caserío de San Carlos. En el puerto me esperaban las autoridades, quienes me acompañaron a la capilla, después de preparar todo, salí a visitar a algunos ancianos y enfermos, entre casa y casa, los niños iban apareciendo, miraban con sorpresa y saludaban.

7

Los vecinos fueron llegando para preparar la celebración. Ensayamos los cantos e hicimos una sencilla catequesis sobre el bautismo. La celebración fue gozosa y participativa.

Terminada la celebración pasamos al local comunal, allí nos invitaron a todos a una chicha de maíz, ¡bien rica! Hubo tiempo para conversar, no faltó el buen humor. Llegó el momento del almuerzo, nos prepararon pescado con arroz.

9

Hacia la una y media marché al puerto para esperar la embarcación del rápido, había que esperar a que pasara, hacía muchísima calor. Después de esperar dos horas, el rápido pasó de largo sin detenerse, nos quedamos parados; las profesoras hablaron con las autoridades para que una comisión nos pudiera llevar a Contamana, después de dos horas más,  nos llevaron en un peque peque a Contamana.

La tarde estaba cayendo, vimos atardecer y llegamos ya de noche a Contamana, la gente esperaba para celebrar la misa. Así son las cosas en la selva, no hay seguridad en casi nada, cualquier cosa puede suceder, hay que estar abiertos y tener mucha paciencia.


Caserío de Santa Rosa de Quia Tipischa

30 ags 15. La fiesta de santa Rosa se celebra el día 23 de agosto que este año coincidió en domingo. Los días anteriores estuvo lloviendo y no estábamos seguros de poder viajar a Santa Rosa de Tipischa. La noche anterior las catequistas que suelen ir, una vez al mes, para hacer catequesis, decidieron no ir, no se arriesgaban.

1

Una comisión de la fiesta vino a por nosotros. Les pregunté cómo estaba el camino, sin mucha explicación, respondieron que se podía transitar. Salimos de la casa misión hacia el río, lo atravesamos con una embarcación, caminamos un poco y nos subimos a un motocarro. ¡Madre de Dios! ¡qué peripecias para transitar! Tuvimos que bajar en bastantes ocasiones para empujar al motocarro. Finalmente llegamos a Santa Rosa, había ambiente de fiesta, la gente se estaba preparando para la celebración del bautismo; repasé las fichas de los que ya se habían inscrito y rellené las que faltaban. El local era pequeño para la cantidad de gente que éramos.

Como solemos hacer, después de leer las fichas de los inscritos, preparamos la celebración del bautismo.

En el altar estaba Santa Rosita, así le llaman cariñosamente. Había dos imágenes; una Santa Rosita, imagen pequeña y más viejita; y, otra imagen de Santa Rosa, más grande. Las dos son veneradas por los vecinos de este caserío que lleva su nombre y la tiene como patrona.

6

Terminada la celebración, ya nos regresamos, el camino estaba más seco. De regreso nos encontramos con mucha gente que acudía a la fiesta. El caserío invita a otros caseríos cercanos a participar en las actividades deportivas. Los familiares que viven en Contamana u otros lugares acuden en estos días a la fiesta. La fiesta forma parte de la vida y tradición de nuestra selva.

Según nos cuentan, en la tarde, víspera de la fiesta, pasean a Santa Rosita por todo el caserío este paseo – procesión dura unas dos horas, luego sigue la “velada en honor de la santa” hasta el amanecer, no falta la música y la danza, expresión de su fe.


Entrega de silla de ruedas

30 agosto 2015. El familiar de una señora shipiba nos presentó la situación de esta señora, llamada Juanita, que vive en el Caserío nativo de Golondrinas, bastante lejos de Contamana. Hace ya unos años esta buena señora comenzó a tener un fuerte dolor en sus piernas hasta que dejó de poder caminar, ella cocina, lava, incluso va a la chacra, todo lo hace arrastrándose por los suelos. Un hermano de Juanita que vive en Contamana acudió a la parroquia para solicitar una silla de ruedas, después de escucharle, le pedimos la posibilidad de que viniera su hermana, a los pocos días vino a Contamana, la visitamos en la casa de su hermano, nos informamos de su situación y le apoyamos con la entrega de la silla de ruedas.

2

Acudieron a la parroquia el día 28 de agosto, en presencia de sus hijas y su hermano, le hicimos entrega de su silla de ruedas. Juanita la recibió muy contenta, firmando el acta de entrega.

4

Esta silla ha sido donada por un enfermó que ya no la necesitaba, la familia nos la donó y nosotros hemos podido realizar este gesto de apoyo para que Juanita no vaya arrastrándose por el suelo. Pienso que muchas veces mantenemos guardadas tantas cosas que nos sabemos si las haremos servir, mientras a tantas otras personas hoy les pueden ser útiles y necesarias.


Encuentro con las familias de apoyo social

27 ags 15. El jueves día 20 de agosto hemos tenido el encuentro con las familias de apoyo social, un encuentro deseado y preparado por las “visitadoras del grupo de voluntarios samaritanos”. Después de visitar a cada familia e invitarles a este encuentro, llegó el momento de encontrarnos con todas esas familias que cada semana o cada quince días, según su situación de pobreza, les apoyamos con una canasta de alimentos. Todas las familias son visitadas y acompañadas por estas samaritanas que hacen el seguimiento. Este encuentro tenía como finalidad: conocernos unos a otros, explicarles el por qué del apoyo que hacemos, capacitarles en temas de la vida familiar y compartir sus experiencias.

4

Nélida dio el saludo de bienvenida, Elisa entonó el canto de la amistad y José Luis explicó la razón de este encuentro. Estaban presentes veintitrés familias, la mayoría con sus hijos. Se respiraba un buen ambiente. La voluntaria samaritana Elisa con papelotes les fue indicando algunas condiciones básicas de la higiene y del cuidado de los hijos. Hubo un momento de práctica del lavado de manos, algunas madres y niños se lavaron las manos siguiendo los pasos que les iba señalando la capacitadora. Entre risas y la  práctica, todos fueron viendo la importancia de un lavado de manos correcto, bien hecho.

Terminada este momento de formación, los niños marcharon a otra sala con una educadora para trabajar a su nivel y los adultos nos quedamos para trabajar. Hicimos tres grupos de comunicación trabajando dos preguntas, luego se hizo la puesta en común. Estas fueron las preguntas y sus respuestas:

¿Cree que es necesario el apoyo que recibe? ¿Por qué?

6

El apoyo que recibimos si lo necesitamos, puesto que somos pobres, algunos vivimos en extrema pobreza, unas somos madres solteras o abandonadas; otras, nuestros maridos no tienen un trabajo fijo, sino eventual. No tenemos la plata necesaria para la canasta del día.

¿Cómo agradece usted este apoyo social?

En primer lugar, damos gracias a Dios por mover el corazón de personas sensibles a nuestra pobreza. Somos conscientes de que estamos siendo afortunadas con este pequeña ayuda que nos brinda la parroquia, no sólo con los víveres y medicinas, sino con la visita de ustedes y con este encuentro.

La exposición fue realizada de forma sencilla y emocionada por cada representante de los grupos. Terminamos cantando todos juntos “demos gracias al Señor, demos gracias”. Una mujer shipiba lo cantó en su lengua.

Al finalizar les entregamos una bolsa con víveres. Todos ellos regresaron contentos, nosotros los samaritanos también, fue un encuentro para activar nuestra entrega a favor de los más pobres.